Aragón, una de las CCAA que en teoría más apoyaban al ministro Luis Planas en sus planes de la PAC, se está convirtiendo en un auténtico quebradero de cabeza. No solo por la huelga general convocada por todo el sector este viernes 8, sino por la pérdida de respaldo del Gobierno regional. Pero, por si fuera poco, ahora Asaja Teruel está dispuesto a llevar a los más altos tribunales, incluyendo al Constitucional, la aplicación de la reforma de la PAC que actualmente se diseña en el Ministerio.

Lo advierte su presidente, José Manuel Cebollada, que asegura que esta organización agraria interpondrá un recurso de inconstitucionalidad contra el Plan Estratégico Nacional si no se corrige el reparto de ayudas por zonas de pagos que, de nuevo, denuncia Cebollada, vuelve a perpetuar e incluso a intensificar los agravios que desde hace años llevan soportando los agricultores y ganaderos turolenses, según recoge Chus García en herado.es.

La organización agraria acudirá al Constitucional porque considera que se vulnera el artículo 14 de la Constitución, que señala que los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

«No puede ser que dos agricultores cuyos campos están linde con linde cobren dos cantidades completamente distintas», insiste el presidente de Asaja-Teruel. No puede ser, dice, que un cerealista de la vertiente turolense de la laguna de Gallocanta vaya a cobrar 12.000 euros menos anuales que lo que recibirá su homólogo de la vertiente zaragozana.

«Es de juzgado de guardia», critica Cebollada, que asegura que todavía hay tiempo para rectificar y terminar con esta situación. «Creemos que se puede hacer, como se ha hecho en el almendro que se han igualado las ayudas incluso en detrimento de los productores de Teruel», advierte.