El responsable del sector lácteo del sindicato Unións Agrarias (UUAA), Óscar Pose, ha confirmado que algunos ganaderos gallegos han recibido ofertas para vender la leche que producen sus granjas en el entorno de los 0,50 euros. Pero recordó que antes de aceptarlas es fundamental “analizar quién las está realizando”, porque determinadas transacciones pueden terminar, lamentablemente, en impagos.

En declaraciones a Efe, precisó que algunas de esas ofertas de 0,50 euros, aparentemente muy suculentas para los productores, son planteadas por primeros compradores que ya arrastran “un largo historial de impagos en otras empresas”, por lo que aconseja a los ganaderos que sean precavidos a la hora de aceptar determinadas operaciones.

“Nos preocupa que algunos productores puedan caer en esa trampa, que entreguen la leche de su granja con la promesa de un precio elevado y luego se queden colgados”, dijo Pose.

RECONOCEN UNA SUBIDA DEL PRECIO PERO DE FORMA DESIGUAL ENTRE CCAA Y ENTRE GRANJAS DE MAYOR VOLUMEN Y LAS PEQUEÑAS

Con respeto a la situación actual del mercado, confirmó que el precio de la leche está subiendo, lo cual es positivo para el sector lácteo gallego, pero lamentó que, una vez más, ese incremento en origen contribuya a incrementar el “diferencial” entre lo que perciben los productores en Galicia con respecto a lo que cobran los ganaderos del resto de España.

En ese sentido, precisó que, si en España la subida media del precio de la leche en origen ascendió “a 2,5 céntimos de euro por litro, en Galicia se quedó en 1,5 céntimos».

En cuanto a lo que perciben los ganaderos, reconoció que el diferencial es muy grande entre lo que ganan las granjas de mayor volumen de producción y las más pequeñas.

“La media oculta que hay explotaciones que están recibiendo entre 0,35 y 0,36 euros, mientras que otras disfrutan de un precio que se acerca a los 0,50 euros”.

Por otra parte, precisó que en Galicia la necesaria subida de precio “se vino retrasando” y no se hizo efectiva hasta “hace solo dos o tres meses”, por lo que las granjas acumulan en sus cuentas de resultados muchos meses de pérdidas.

Además, recordó que el sector tendrá que afrontar determinados problemas coyunturales que lastrarán su actividad, como la merma en la cosecha de maíz, que cifra entre un 30 y un 35%.

Recordó que se trata de un cultivo de suma importancia para la alimentación del ganado, que cualquier otro año se podría haber sustituido por “compuestos, porque tenían un precio razonable”, pero ahora su coste ha subido mucho, precisamente como consecuencia de la escasez de cereal en el mercado internacional.

En ese sentido, insistió en que es “absolutamente necesaria una nueva subida en septiembre”