Las tormentas de pedrisco fueron el riesgo meteorológico más dañino para el conjunto de la agricultura española durante 2020. En concreto, Agroseguro abonó a los productores asegurados 227,4 millones de euros por los daños ocasionados por este tipo de fenómeno meteorológico. Su aparición recurrente y, además, fuertemente perjudicial sobre las producciones agrícolas, hace que el total de las indemnizaciones por pedrisco registradas en los últimos cinco años se eleve hasta los 861 millones de euros.

Sin duda, en esta campaña, el área mediterránea resultó especialmente afectada por la presencia de este granizo grueso o piedra que cae con fuerza y causa grave perjuicio a los cultivos. Los productores asegurados de la Comunidad Valenciana y Cataluña recibieron indemnizaciones por valor de 36,4 y 34,2 millones de euros, respectivamente. La tercera autonomía más castigada fue Castilla-La Mancha, con 32,8 millones, y a continuación, Aragón, con 30,3 millones de euros. En el caso de Murcia y Extremadura, el total de las indemnizaciones superó los 25 millones.

La producción que más ha sufrido las consecuencias de las tormentas de pedrisco del pasado año fue la fruta en general (fruta de hueso y de pepita, cítricos, caqui, cereza…), con 135,8 millones de euros en total, y en concreto las producciones de fruta dulce agrupadas bajo la línea de seguro de frutales (melocotón, albaricoque, pera, ciruela y manzana), con 89,9 millones. La uva de vino y los cultivos herbáceos registraron daños por valor de 33,5 y 28,8 millones, respectivamente. Además, los cítricos y el conjunto de las hortalizas se situaron en el entorno de los 20 millones cada uno, aproximadamente.

LA UNIO PIDE A AGROSEGURO FORMULAS PARA ASEGURAR A LOS CULTIVOS AFECTADOS POR ELPEDRISCO DEL PASADO DOMINGO

Por otra parte, LA UNIÓ de Llauradors ha reclamado este martes 13 a Agroseguro que estudie fórmulas para evitar que las personas afectadas por el pedrisco del pasado domingo en la Plana Baixa no tengan cobertura del siniestro durante la próxima campaña pese a tener asegurada la cosecha y también una línea de ayudas a la Conselleria de Agricultura para las que renueven su seguro este año.

Los datos recabados por LA UNIÓ durante las últimas horas indican que las pérdidas ascienden a unos 13,8 millones de euros y el radio de acción fue de más de 3.700 hectáreas, fundamentalmente en las localidades de Artana, Nules, Moncofa, Vilavella y la Vall d’Uixó. El cultivo de cítricos es el más perjudicado y el de más extensión en superficie por la zona debido a las afecciones en la madera y la caída de la floración por defoliación por impacto del pedrisco. También hay daños en almendros, olivar, hortalizas y aguacate.

El problema que se detecta tras las tormentas de pedrisco del domingo es que en la actualidad los daños únicamente estarán cubiertos en aquellas variedades de cítricos aún por recolectar y que tienen las garantías en vigor. El resto de variedades se encuentran sin cobertura de daños porque los daños en producción de pedrisco inician su cobertura el próximo 20 de abril, así como el inicio de la extensión de garantías. Así, aunque ha habido una importante caída de floración, la pérdida de esta producción no estará cubierta. Además, los daños en plantación cubren exclusivamente la muerte de los árboles, que no ha sido el caso, aunque la defoliación ha sido importante. Esta defoliación afectará a la producción de la próxima campaña, donde el árbol deberá recuperar su masa foliar y en consecuencia se prevé una floración inferior.