Las tormentas del pasado fin de semana, acompañadas de granizo en muchos casos, han recorrido gran parte de España. Por eso, desde LA UNIÓ de Llauradors se recuerda que las tromentas de granizo han afectado a un radio de acción de unas 6.000 hectáreas en toda la Comunitat Valenciana con unas pérdidas iniciales superiores a los 9 millones de euros. Por su parte, AVA-ASAJA incide en que la piedra azotó una franja superior a las 4.000 hectáreas de cultivo en los términos de Picassent, Alcàsser, Llombai y Catadau.

Según La UNIÓ, en las comarcas de Valencia es donde se producen las mayores pérdidas con 6,5 millones de euros, seguidas por la de Castellón con 2,5 millones y en las de Alicante unos 3.000 euros. Por número de hectáreas afectadas es en Castellón donde hay más con 3.300, 2.700 ha en la de Valencia y apenas 24 en Alicante. El 66% de los daños se ha dado en el cultivo de los cítricos, el 15% en caqui y el 6% en almendro, aunque también hay en fruta de verano y hortalizas, entre otros.

Las granizadas tuvieron tres focos importantes. El primero, situado en la provincia de Alicante, afectó casi exclusivamente a zonas residenciales de Torrevieja y la costa, en la comarca de la Vega Baja. Existen campos de viña afectados en La Mata de Torrevieja, con una producción muy pequeña, pero de gran simbolismo por sus características casi únicas en todo el Estado. Los daños serán pequeños tanto en superficie como en producción, de unas 24 hectáreas y un poco menos de 100.000 kilos y unos 300.000 euros de pérdidas.

El segundo foco, en la provincia de València, con unas 2.777 hectáreas afectadas en las comarcas de la Ribera Alta y l’Horta Sud, sobre todo en los términos municipales de Catadau, Llombai, Alfarp, Picassent, Alcàsser y Silla. Los principales cultivos afectados son cítricos (63%), caqui (21%), fruta de verano (albaricoque, melocotón, ciruelo) (11%), hortalizas (4%), granada (1%) y aguacate (0,5%).

El tercer foco, ubicado en la provincia de Castelló, comprende unas 3.300 hectáreas afectadas en la comarca de la Plana Alta, fundamentalmente en los términos municipales de Cabanes, Benlloc, Vall d’Alba, Vilafamés, Oropesa, Benicassim y La Pobla Tornesa. En cuanto a los cultivos más afectados están los almendros (77%), cítricos (16%), fruta de verano (melocotones, albaricoque, ciruelos y cerezas) (4%), viña (3%), nogal (0,7%) granadas, aguacate y caqui (menos del 0,5%).

LA UNIÓ señala que las previsiones meteorológicas indican que estamos ante una semana de tormentas y por tanto se pueden repetir las granizadas.

AVA ASAJA destaca que hay más de 4.000 hectáreas afectadas

Según una primera estimación de urgencia de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA), la piedra de las tormentas de granizo azotó una franja superior a las 4.000 hectáreas de cultivo en los términos de Picassent, Alcàsser, Llombai y Catadau.

El grado de afección es diverso en función de la zona, pero en los peores casos alcanza la totalidad de la cosecha en las hortalizas de temporada y hasta el 80% en explotaciones de caquis, cítricos y frutales de hueso, según advierte AVA-ASAJA. Por su parte, los caquis y los cítricos (mandarinas y naranjas) se encuentran ahora mismo en fase de floración y cuajado de los primeros frutos de la campaña que viene. Del total de la superficie afectada en Picassent y Alcàsser, aproximadamente unas 2.000 hectáreas de caqui y cítricos han sufrido una defoliación importante y el granizo ha causado daños significativos en la madera de los árboles, lo que podría incrementar la caída de frutos en los próximos días.

En cuanto a los frutales de hueso, como el albaricoque, el melocotón o la nectarina, su recolección se halla bastante avanzada y, por tanto, la tormenta merma la producción de aquellas variedades más tardías. Otro cultivo que también se ve afectado es el kiwi, cuyos invernaderos en Picassent ya fueron duramente golpeados durante la borrasca Gloria en el pasado mes de enero. El aguacate es otra alternativa de cultivo con prometedores resultados en términos de rentabilidad que, tras este episodio de pedrisco, también se ha visto afectado.

En cualquier caso, AVA-ASAJA reitera que todavía es pronto para evaluar con más precisión el alcance de los daños de las tormentas de granizo , pues hay que esperar unos días para saber el perjuicio perpetrado sobre los caquis y cítricos. La organización agraria solicita a Agroseguro que agilice las peritaciones en los campos siniestrados y a la Administración ayudas fiscales para aliviar las pérdidas sufridas. Siniestros como este ponen de manifiesto la importancia de contratar el seguro agrario. Por ello, AVA-ASAJA reclama un aumento de las partidas presupuestarias que destina la administración a la contratación de pólizas a través de subvenciones.

Por su parte, ASAJA Alicante señala que las tormentas de granizo en algunos términos municipales de la Vega Baja, como el Pilar de la Horadada, los Montesinos, San Miguel de Salinas, una parte de Torrevieja, y más acusadamente, en la zona de Rebate de Orihuela-Torremendo, la tormenta no ha afectado a la fruta que está a punto de recolectarse, como el limón Verna o la naranja Valencia Late, pero si causará daños importantes en la cosecha citrícola de la próxima campaña, ya que la fruta que se encuentra en periodo de cuaje ha recibido un impacto de piedra significativo, con lo que se esperan mermas de calidad en los limones, naranjas y mandarinas de la cosecha 2020-2021 de las aproximadamente 15.000 hectáreas que aglutina el área perjudicada.