Cunado se estaba mirando más al cielo pensando en una nueva sequía, la organización agraria Asaja de Toledo ha asegurado que las tormentas del fin de semana han dañado miles de hectáreas de cultivo en la provincia, en particular en el municipio de Santa Cruz de la Zarza, donde han afectado a entre 2.000 y 2.500 hectáreas, con daños en algunos casos de hasta el 90%.

En una nota de prensa, Asaja de Toledo ha lamentado los efectos que han tenido estas tormentas en varios puntos de la provincia, sobre todo la que se registró en la madrugada del domingo en varios puntos y ha indicado que este lunes 20 ha pedido a Agroseguro que se elimine la carencia de seis días a las pólizas de seguros suscritas hasta este fin de semana, ya que el período de contratación de las líneas de cereal y viñedo está aún abierto en estas miles de hectáreas.

Asimismo, ha indicado que los daños han sido especialmente cuantiosos en Santa Cruz de la Zarza, un municipio situado al este de la provincia, en el límite con Cuenca, donde se estima que hay entre 2.000 y 2.500 hectáreas dañadas y con pérdidas que podrían suponer, según las zonas y los cultivos, entre el 25% y el 90% de la producción.

En Santa Cruz de la Zarza se recogieron durante el domingo 52 litros de agua por metro cuadrado, acompañada de abundante granizo.

También se han producido daños en otros municipios de la provincia como Villatobas o Miguel Esteban, ha apuntado Asaja, que ha precisado que en este último municipio la tormenta se concentró en parcelas de viñedo de la zona que va hacia Alcázar de San Juan (Ciudad Real) y El Toboso.

Asaja ha explicado que los cultivos que han sufrido los efectos de las tormentas son viñedo, cereal y leguminosas, aunque ha puntualizado que aún es pronto para cuantificar con exactitud el alcance real de los daños, ya que aún no se ha podido entrar en buena parte de las parcelas por su mal estado, así como el de los caminos de acceso.

En cualquier caso, la organización agraria estima que las hectáreas de cereal han sufrido pérdidas de entre el 70% y el 90%, mientras que los cultivos de viñedo que ya habían brotado, como es el caso de los varietales, han perdido una media del 50% de las nuevas yemas.

A su vez, las leguminosas (lentejas y almortas, sobre todo) aún no han echado la flor, por lo que es pronto para saber si van a poder recuperarse.