Las cinco principales comunidades autónomas mayores productoras de fruta en España se han mostrado este jueves a favor de promover el sector con organizaciones empresariales más fuertes y mayor inversión en innovación.

Representantes de los gobiernos de Murcia, Aragón, Comunidad Valenciana, Cataluña y Andalucía han participado en un seminario web, organizado por el Consejo General de Ingenieros Agrícolas y moderado por el periodista Carlos Espatolero, de Aragón Radio, con ocasión del Año Internacional de las Frutas y Verduras.

MURCIA

El consejero murciano de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente, Antonio Luengo, ha asegurado que existe una fuerte demanda por estos alimentos, con una “creciente presión sobre los precios, con consecuencias para los productos de primera calidad”.

En la región, según ha destacado, están potenciando políticas orientadas a una mayor competitividad mediante el uso de técnicas que, por ejemplo, pueden ayudar a los agricultores del campo de Cartagena a ser más eficientes y garantizar la sostenibilidad del mar Menor.

A juicio del consejero, adaptarse a la variabilidad climática y a las demandas «exigentes» de los consumidores son aspectos esenciales para la fruticultura murciana, que debe garantizar los productos de «máxima calidad», el control alimentario y la sostenibilidad frente a la competencia de terceros países.

Cabe recordar que hace unos días, la organización profesional agraria ASAJA Murcia demandaba la creación de una organización interprofesional para el sector de la fruta de hueso, de ámbito nacional, y que tenga la sede social en Murcia capital.

ARAGÓN

En Aragón, los agricultores han mantenido el abastecimiento alimentario, si bien el año pasado se produjeron dificultades a raíz de la pandemia que no se dieron en otros sectores debido a la «fragmentación y dispersión» de la producción, según su consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Joaquín Olona.

De acuerdo a sus cifras, de los 5.000 fruticultores aragoneses, alrededor de 3.000 poseen menos de tres hectáreas y no llegan a la mitad los que están en alguna organización de productores.

«El sistema de organizaciones de productores no funciona correctamente ni contribuye a una concentración de la oferta”», necesaria para mejorar su competitividad, ha indicado Olona, tras defender ayudas directas para el modelo de explotación familiar.

COMUNIDAD VALENCIANA

El secretario autonómico de Agricultura y Desarrollo Rural de la Comunidad Valenciana, Roger Llanes, ha enfatizado que la fruticultura de su región está orientada al mercado, pero cada vez son más importantes los pagos directos de la Política Agraria Común (PAC) como parte de la renta.

Aunque el arranque de la campaña de cítricos en 2020 no fue bueno, fue mejorando y ha terminado siendo «excelente en precio y volumen» en la parte final, beneficiada por el impacto de las heladas en Europa, según Llanes, quien ha añadido que en las comarcas frutícolas más tradicionales crecen más productos como el caqui, en detrimento de otros como el melocotón o el albaricoque.

En su opinión, la PAC debe superar los derechos históricos en el acceso a las ayudas y es necesario mejorar el funcionamiento de las organizaciones de productores e incentivar los seguros agrarios, que cuentan en la comunidad con una subvención prevista de 28,5 millones de euros para este año.

CATALUÑA

La fruticultura en Cataluña se vio afectada por el veto ruso impuesto en 2014 y sus precios se hundieron hasta el año pasado, cuando la pandemia añadió complicaciones en la gestión de los productores, que habían invertido en modernizar e incrementar la extensión de sus explotaciones.

Así se ha expresado el director general de Alimentación, Calidad e Industrias Agroalimentarias del gobierno catalán, Carmel Mòdol, que ha previsto una campaña de fruta de hueso «tranquila» y «sensiblemente inferior a la capacidad de cosecha», sin factores que auguren malos precios.

En cuanto a las trabajadores extranjeras que cada año acuden a la campaña de la fruta y que, sin papeles, no pueden trabajar en ella, «tenemos unas condiciones que no están en nuestra mano cambiarlas», ha afirmado Mòdol.

ANDALUCÍA

El secretario general de Agricultura, Ganadería y Alimentación de la Junta de Andalucía, Vicente Pérez, ha expresado su preocupación por la falta de concentración de la producción y la promoción, al tiempo que ha instado a invertir más en innovación, competitividad y sostenibilidad.

Para el secretario general, el modelo agrícola andaluz es «muy dispar» en frutas y hortalizas, con muchos productores a modo parcial, y es necesario «seguir mimando» un sector agroalimentario que en Andalucía exportó productos en 2020 por valor de 11.000 millones de euros (3.000 millones en frutas).

Sobre la reforma de la PAC, ha indicado que, a cambio de la mayor sostenibilidad que exige Bruselas, tiene que haber normas que amparen a los productores europeos frente a la competencia de los países terceros.

La campaña de fruta de hueso de este año se ha iniciado con buenas perspectivas, sobre todo después de que en 2020 se incrementara el consumo, según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, que estima que la superficie de frutales de hueso cayó el año pasado en España un 4 % anual, a 109.949 hectáreas.