Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos informa que el almacenamiento privado de aceite de oliva no ha tenido el objetivo deseado y los precios actuales siguen a la baja, con los del AOVE (Aceite de Oliva Virgen Extra) liderando esa tendencia negativa hasta ser un 22% inferiores a los de las mismas fechas del pasado año. A juicio de Unión de Uniones las importaciones crecientes han tenido bastante que ver en este decrecimiento progresivo.

Como ya alertara Unión de Uniones, el efecto sobre las cotizaciones del aceite tras el almacenamiento no ha tenido una consecuencia clara en el comportamiento de los mercados y, lejos de ello, podría tener incluso un impacto negativo cuando vuelva a salir provocando distorsiones en el mercado.

En total, el régimen se ha aplicado a un volumen de 213.500 toneladas de aceite de oliva, que representaban aproximadamente el 27% de las existencias totales de la UE al comienzo de la campaña de comercialización 2019/20, según los últimos datos de la Comisión.

«Siempre hemos apostado en momentos de inestabilidad de los mercados por medidas para retirar aceite lampante del mercado y convertirlo en biodiesel, en lugar de almacenarlo», comentan desde la organización. «Esto confirma que el almacenamiento privado, como decíamos, no es una buena solución».

En este sentido, el Observatorio semanal de precios del aceite de oliva de la Junta de Andalucía -referencia para el sector- indica que para la semana 8 de 2020 (17 a 21 febrero), el precio del AOVE fue de 2,15 €/litro, del AOV (Aceite de Oliva Virgen) 1,94 €/litro y del AO (Aceite de Oliva) 1,76 €/l; lo que supone un ligero retroceso del AOVE respecto a la semana anterior (-2%), ligero aumento (+4%) del AOV y mismo precio para el AO. Pero sin duda lo más preocupante es que el precio en relación a la misma semana del pasado año es un 22% inferior en AOVE y un 13% más bajo en AOV y AO.

Las importaciones han crecido un 16%

En los tres últimos meses del año pasado, y a pesar de tener un excedente de aceite que obligó a tomar medidas correctoras como el almacenamiento privado, han aumentado las importaciones en un 16% respecto al mismo periodo de tiempo del anterior.

La mayor parte del crecimiento de las importaciones se debe, no tanto a las compras a Túnez como se pudiera pensar, sino a Portugal, de donde se han comprado en noviembre 9.769 toneladas y en diciembre 18.560 toneladas. Unión de Uniones apunta que esto no es casualidad ya que grandes fondos de inversión, la mayoría de ellos españoles, han invertido en explotaciones superintensivas, que han aumentado las importaciones un 105% en el último trimestre de 2019 y sólo en el mes de diciembre haya sido del 165%.

Igualmente, también podría haber influido el efecto de los aranceles Trump impuestos a mediados de octubre de manera que se haya importado aceite no español para vender a Estados Unidos salvando este escollo. De hecho, las exportaciones de aceite de oliva desde España a Estados  Unidos, pese a los aranceles, no sólo no han disminuido en el último trimestre del año, sino que se han incrementado, pasando de las 27.282 toneladas de octubre-diciembre 2018, a las 29.848 toneladas del último trimestre de 2019, o sea, un incremento del 9,4%.

«Todo es una contradicción que altera totalmente el funcionamiento del mercado y demuestra que el almacenamiento privado únicamente ha beneficiado a los importadores y especuladores y perjudicado, al no ver aumentados sus precios, a los productores. El almacenamiento ha conseguido despejar el mercado para que los importadores tengan un mercado menos abastecido y mantenido o incluso aumentando los precios al consumidor, mientras que los precios en origen han bajado», critican desde la organización.