El Copa y la Cogeca han acogido con agrado la propuesta de la Comisión Europea por la que se establecen algunas excepciones a las normas de nueva condicionalidad de la PAC, pero aclaran que «no pueden sino poner en tela de juicio su contribución efectiva a la hora de paliar la escasez y las perturbaciones ocasionadas por la guerra en Ucrania y su compleja aplicación».

Para estas organizaciones europeas, la decisión llega indudablemente en el momento oportuno, «lo cual es muy positivo, ya que para los agricultores y sus cooperativas agrarias ya era una necesidad apremiante contar con una mayor seguridad jurídica respecto a las normas que se aplicarán a partir del próximo año».

LAMENTAN QUE NO SE OFREZCAN INCENTIVOS PARA QUE LOS AGRICULTORES PRODUZCAN MÁS CEREALES Y OLEAGINOSAS DE CARA A PODER PALIAR LA ESCASEZ

Por eso, la Copa y la Cogeca esperan que los Estados miembros informen rápidamente a los servicios de la Comisión de sus opciones en relación con esta decisión, pero también que la Comisión apruebe, sin mayor dilación, los planes estratégicos nacionales de la PAC para que todo el entramado de la futura PAC se complete a tiempo para que en el sector se puedan llevar a cabo los preparativos necesarios.

«Es fundamental que los agricultores europeos puedan contribuir a paliar la tensión en torno a la seguridad alimentaria que se viene generando a raíz de la guerra en Ucrania y poder así producir más» declaró la presidenta del Copa, Christiane Lambert, en relación con la decisión, a lo que añadió: «No obstante, no tienen ningún sentido las restricciones en tierras en barbecho para el cultivo del maíz, de la soja y de los árboles forestales de cultivo corto. Por otro lado, me preocupa que la aplicación de estas excepciones acabe siendo demasiado compleja y no incentive a los agricultores a hacer uso de ellas.»

Por su parte, el presidente de la Cogeca, Ramón Armengol, al reflexionar sobre la situación actual del mercado, afirmó lo siguiente: «Si bien apreciamos la voluntad de la Comisión de conceder ciertas excepciones, es lamentable que estas no tengan en cuenta la situación actual del mercado y que no ofrezcan incentivos adecuados para que los agricultores produzcan más cereales y oleaginosas de cara a poder paliar la escasez causada por la guerra en Ucrania.»