La Unión Extremadura presentará una querella por prevaricación contra el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, si en el plazo de diez días no se regula los puestos de aceituna, ante la nueva campaña de recogida, para garantizar el cumplimiento de la Ley de la Cadena Alimentaria.

En rueda de prensa, el secretario técnico de la organización agraria, Luis Cortés, ha informado este viernes de que enviaron un escrito al jefe del Ejecutivo avisando de que los puestos de aceituna se ponen de acuerdo en el precio vulnerando así la Ley de la Competencia, al igual que no respetan el precio mínimo marcado para cubrir los costes de producción.

Ante estas «infracciones», Cortés ha asegurado que su organización no ha visto «ni a un solo inspector de la Junta» en ningún puesto o central hortofrutícola que vigile que estas infracciones no se llevan a cabo.

A ello ha sumado que las denuncias a la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) «no sirven para nada» porque cuando se han presentado, «los puestos ponen en regla los contratos de los agricultores a sabiendas de la inspección».

El abogado de la organización agraria, Ángel García, ha explicado que la Junta de Extremadura ha hecho «dejación de funciones» debido a que existe una normativa que obliga a las autoridades competentes a velar por el control de la cadena alimentaria.

Según ha explicado la prevaricación es un delito que no solamente se comete por acción, sino también por omisión, y en este caso ha asegurado que existe una inactividad por parte del Ejecutivo regional.

La Unión Extremadura ha entendido que es el presidente de la Junta el que debe dar instrucciones al ser la máxima autoridad, motivo por el que presentarían la querella contra su persona.

No obstante, no descarta la derivación de responsabilidades a la Consejería de Agricultura.