La organización agraria Asaja Córdoba ha lamentado que la bajada del IVA a los alimentos básicos va a provocar “un grave perjuicio” a los agricultores y ganaderos en el Régimen General del IVA, pues al no cobrar IVA en las facturas emitidas, «están adelantando financiación a la hacienda pública».

La organización recuerda que desde el 1 de enero y hasta el 30 de junio de 2023, se aplicará reducciones en los tipos de IVA de determinados productos, a no ser que la tasa de inflación de marzo sea inferior al 5,5%, en cuyo caso, estas reducciones sólo se aplicarán hasta el 30 de abril.  Esta reducción de tipos de IVA no afecta en nada a las reglas de tributación y regímenes especiales del IVA que ya se vienen aplicando.

De esta forma, para los agricultores y ganaderos que se encuentren en el Régimen Especial del IVA de la Agricultura y Ganadería (Estimación Objetiva en el IRPF o Módulos) no afectará en nada, pues seguirán recibiendo la compensación del 12% y del 10,5% agricultores y ganaderos respectivamente.

En el caso de agricultores y ganaderos de leche en el Régimen General del IVA, cuando antes se facturaba y se aplicaba un 4%, ahora se aplicará y facturará al tipo del 0% para las entregas realizadas a partir de la entrada de vigor de esta normativa, el día 1 de enero de 2023. En el caso de la ganadería (menos la leche de cualquier especie animal y huevos), que se aplicaba un 10%, aún hay dudas de si deberán continuar aplicando el 10% o pasaría al 5% o al 0%, lo cual está pendiente de aclaración por parte de Hacienda.

No obstante, consecuencia de la aplicación de esta reducción de IVA, se produce “un grave perjuicio” a los agricultores y ganaderos en el Régimen General del IVA, pues al no cobrar IVA en las facturas emitidas, están adelantando financiación a la hacienda pública.