Durante los trabajos de la ponencia del Proyecto de Ley por la que se regula el sistema de gestión de la PAC, las propuestas de varias formaciones, como el PDeCAT o Ciudadanos, ha conseguido incorporar una enmienda al texto legislativo para revertir la prohibición de la quema de restos vegetales en el entorno agrario que estableció la Ley de residuos y suelos contaminados que entró en vigor el pasado mes de abril.

En concreto, esta enmienda suprime el apartado 3 del artículo 27 de la ley 7/2022, de 8 de abril, de residuos y suelos contaminados para una economía circular, y se ha incorporado a la ponencia por mayoría.

Esta enmienda presentada por distintas formaciones políticas recoge las reivindicaciones de muchas organizaciones agrarias de todo el país. De hecho, desde Unión de Uniones se ha llevado a cabo una ronda de contactos con todos los partidos políticos del Congreso para frenar esta iniciativa de la ley impulsada por el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico que ha provocado el respaldo a esta reivindicación del sector agrario.

Cabe destacar que el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, anuncoiaba la semana pasada que ya se estaba trabajando en una “posible modificación legal” de la nueva ley que prohíbe la quema de residuos vegetales con el fin de ofrecer una solución a los agricultores, que se enfocaría no tanto por prohibir las quemas en sí mismas sino por darle nuevas orientaciones a los residuos leñosos y beneficiarse del cobro de ayudas de la PAC.

Ahora, como destacó la diputada del PDeCAT adscrita a la Comisión de Agricultura, Concep Cañadell, esta prohibición de la quema de restos vegetales agrarios “representaba un sobrecoste sobrevenido e inaceptable para la economía de muchas familias que viven del campo”.

En este sentido, la diputada ha señalado que la obligatoriedad de eliminar estos materiales mediante los procesos previstos en la citada ley “obligaba a las explotaciones agrarias a costosas inversiones de tratamiento biológico, muy difíciles de afrontar en la actual situación de sequía, encarecimiento
de inputs y la situación internacional”.