La nueva Ley de Residuos y Suelos Contaminados para una economía circular, que una prohibición general de la quema de residuos agrícolas, sigue provocando el rechazo de todo el sector agrario. Por eso, Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, en su ronda de reuniones con partidos políticos que ha proseguido esta semana, ha encontrado apoyos para revisar la prohibición de las quemas agrícolas de forma que se sigan realizando como se venían haciendo hace unos meses.

Unión de Uniones ha llevado este tema a las reuniones realizadas esta semana que termina con grupos parlamentarios. En general, estos se han mostrado de acuerdo con la postura de la organización respecto de introducir una modificación en la ley de residuos y suelos contaminados que devuelva la situación de las quemas agrícolas al escenario anterior, de manera que los agricultores puedan hacerlas conforme venían realizándose hasta hace unos meses, según las normas de la Directiva Europea de Residuos.

«Ya estamos de acuerdo en respetar la Directiva europea, que es lo que hemos venido haciendo, pero el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico en este asunto, con la prohibición general de las quemas, pretende ser más papista que el Papa y ha endurecido las normas sin necesidad y por razones ideológicas», comentan desde la organización.

ESTA MEDIDA AFECTA A LALREDEDOR DE 12 MILLONES DE HECTÁREAS DE SUPERFICIE ARABLE Y A CASI 5 MILLONES DE CULTIVOS PERMANENTES Y LEÑOSOS

En este sentido, Unión de Uniones insiste, como ya hiciera en otras ocasiones, que esta medida en realidad no aporta beneficios ambientales ya que obliga a los agricultores a realizar inversiones en equipos y maquinaria que, para destruir esos materiales, acaban usando combustibles fósiles o a recogerlos y transportarlos a plantas que en este momento no tendrían capacidad para procesarlos, proceso en el que igualmente se producirían emisiones.

La organización recuerda que esta medida afecta a los titulares de alrededor de 12 millones de hectáreas de superficie arable y a casi 5 millones de cultivos permanentes y leñosos que ya tienen que soportar el aumento de los costes de los inputs y las deficiencias de la cadena alimentaria.

Unión de Uniones confía en que en el informe de la ponencia se incluya esta modificación y que, en todo caso, sea votada y aprobada en la Comisión de Agricultura o el Pleno.

La organización agraria se ha reunido esta semana con Partido Popular, Vox, PdeCat, Junts, BNG y espera reunirse con Ciudadanos la semana que viene, con los que trató también temas como la ley de bienestar y derechos de los animales, el impacto de la guerra en Ucrania y la sequía o la ley de desperdicio alimentario. Estas interlocuciones se suman a las ya realizadas la semana anterior con PSOE, Podemos, Compromís, Esquerra Republicana y Bildu.