El sector de las motosierras parece que es el único que no tiene paro en el sector agrario. Si hace unos días se trataba la destrucción de 10.000 parras, con 100.000 kilos de uva de mesa sin recolectar de la finca de un productor agrícola por falta de rentabilidad, ahora las motosierras han triturado 15 hectáreas de frutales para leña al recibir el agricultor solo 0,20€ por kilo mientras que el coste duplica esta cantidad.

Jóvenes Agricultores ASAJA Alicante ha denunciado este miércoles 5 que el arranque y triturado de parcelas para leña se está convirtiendo en una práctica habitual entre los titulares de explotaciones agrarias de la provincia por culpa de la agresiva crisis de precios que vienen soportando. Esta mañana ha sido el turno de una joven parcela de árboles frutales de 15 hectáreas, ubicada en la partida de Bacarot en Alicante, en la que su propietario lleva dos años vendiendo la cosecha de albaricoqueros, paraguayos, nectarinos y melocotoneros a pérdidas.

Quince hectáreas de cultivos con menos de seis años de vida, que justo ahora se encontraban a pleno rendimiento, cuyos frutos, que tienen un coste medio de producción de entre 0,35-0,40 euros el kilo, los ha vendido en campo a 0,20 euros, mientras que los consumidores los han comprado en el súper a alrededor de dos euros, es decir, un 900% más caros. Una práctica que, lamentablemente, está tendiendo a cronificarse y que se extiende a una larga lista de cultivos. En el caso de los frutales de hueso los productores llevan ya dos campañas vendiendo a pérdidas.

“El sector está completamente asfixiado. Por un lado, las cotizaciones en campo cada vez son más bajas. Por otro, los costes de producción no dejan de incrementarse. Mientras tanto, vemos cómo la Gran Distribución es la que se está lucrando del esfuerzo y trabajo del productor, sacando, por un lado, una rentabilidad de algunos productos del 500%, 600% y hasta el 900%, y, por otro, hundiendo nuestros precios ofertando productos de terceros países cuando aquí estamos en plena campaña”, ha subrayado Eladio Aniorte, presidente de Asaja-Alicante

“Es hora de que el campo muestre su hartazgo y se plante ante una situación de abuso que no puede continuar y a la que las Administraciones tienen que poner punto y final porque, de no ser así, de aquí a cinco años habrá desaparecido más del 50% de la superficie agraria útil de Alicante y servirá solo para leña. Exigimos un Ley de precios mínimos que proteja a los productores de alimentos y que evite la cascada de arranques y la desaparición de plantaciones. Hoy, la inmensa mayoría de los productos agrícolas y ganaderos están por debajo de los costes de producción”, denuncia el presidente de Jóvenes Agricultores, Eladio Aniorte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here