Aunque se han incrementado en más de un 2.000% los ataques de lobo en los últimos cinco años y la Mesa del Lobo se ha reunido este miércoles 18 por primera vez en tres años, UPA Madrid se ha mostrado «esperanzada», aunque lamentan un informe dode se daa entender que los ganaderos son los responsables de los ataques.

Para la organización de ganaderos «es más importante centrarse en la parte positiva, por fin empieza a funcionar un espacio en el que haremos oír los problemas de los ganaderos y las medidas que ellos requieren».

Durante la reunión, la Consejería ha expuesto un informe de elaboración propia sobre los ataques del lobo al ganado de la región. «El documento recoge dos cuestiones muy preocupantes», han dicho los ganaderos. Por un lado, advierte de que los ataques siguen siendo el principal problema de la ganadería madrileña (es el primer o segundo problema para el 63,1% de los ganaderos de vacuno y el primer problema del 71’4% de los ganaderos de ovino y caprino).

UPA Madrid ha criticado que el informe «da a entender» que los ganaderos son los responsables de los ataques del lobo

Por el otro, los datos proporcionados por la Comunidad de Madrid en el documento indican que los ataques se han incrementado en un 2.060% en cinco años, pasando de quince durante 2013 a 324 en el año 2018. Hay que recordar que esta cantidad no recoge las pérdidas de los ataques de lobo por el lucro cesante y «la Comunidad sigue sin hablar de controlar la población de lobo a pesar de que los datos demuestran que los ejemplares se están multiplicando precipitadamente», han afirmado fuentes de UPA Madrid.

Además, UPA Madrid ha criticado que el informe «da a entender» que los ganaderos son los responsables de los ataques del lobo. «Nos proponen pastorear los rebaños 24/7, como si los ganaderos obtuviésemos una rentabilidad para contratar más ayuda o no tuviésemos derecho a la conciliación familiar», han denunciado los ganaderos.

Otra medida planteada por la Administración autonómica en el documento es que todos los ganaderos de la Comunidad planifiquen los partos del ganado para que sucedan en otoño e invierno (cuando se producen más ataques de lobo). «Se nota que no tienen ni idea de manejo del ganado, de las infraestructuras del sector y del propio funcionamiento del mercado», han señalado desde UPA Madrid. La organización ha explicado que «esto es absurdo porque habría que modificar y ampliar las infraestructuras -¿con qué dinero?- además de dejar de consumir carne de proximidad durante el resto del año».

Sin embargo, y a pesar de las críticas, en UPA Madrid «quieren centrarse en lo positivo y aprovechar esta primera reunión, y el grupo de trabajo que se ha logrado en ella, para seguir avanzando en solucionar la situación de los ganaderos de la Sierra Norte».