Las guerra en la DO Valdepeñas se recrudece. Las  asociaciones de industriales ‘Asevivaldepeñas’ y ‘Maestros Bodegueros’ de la Denominación de Origen ‘Valdepeñas’ han asegurado que hay «un peligro real» de que desaparezca y ello arrastraría el nombre y a 5.000 familias y cientos de trabajadores que están detrás por lo han urgido a una solución. Así lo han asegurado este jueves sus representantes en una rueda de prensa conjunta en la que han acusado directamente a José García Carrión de orquestar «una campaña desleal» para desestabilizar a la Denominación, además de «algunos representantes de las organizaciones agrarias». Por su parte, García Carrión, ha asegurado que «no existe ninguna campaña maliciosa y desleal» contra Félix Solís y ha añadido que es la Audiencia Nacional a quien corresponde revisar el presunto «fraude» en la Denominación de Origen denunciado por este grupo y las organizaciones agrarias y da un paso más en la guerra en la DO Valdepeñas.

Félix Solís, presidente del Grupo Félix Solís ha citado como «máximo responsable de la situación» a José García Carrión y a ‘Vinartis’, la bodega que el grupo tiene en Valdepeñas, al que ha acusado, además, de lanzar «una brutal campaña» contra ellos.

Ambas asociaciones han considerado que la solución para terminar con estos conflictos pasa por la renovación de los órganos de Gobierno y convocar «unas elecciones en las que cada agricultor delegue su voto en la organización que quiera», ha ampliado el expresidente de la DO y miembro de ‘Asevivaldepeñas’, Carlos Nieto.

«Puede ser alguna de las que hay ahora mismo o un grupo de agricultores que quiera presentarse» ha añadido Nieto, para quien «es un ejercicio sano y lo que hay que hacer, porque hay que mejorar la imagen de la DO y esto pasa por un proceso democrático libre».

ACUSAN A GARCÍA CARRIÓN DE PRESENTAR UNAS CALIFICACIONES DE VINOS QUE «NO CUADRAN CON LA CAPACIDAD DEL PARQUE DE BARRICAS DEL QUE DISPONE»

Ambas asociaciones, dentro de la guerra en la DO Valdepeñas, se han referido, además, a la entrada en vigor de la tirilla (contraetiqueta) diferenciada, que ya se aprobó en 2016 por unanimidad de productores y elaboradores en base a un calendario (decálogo) que se está cumpliendo y que establecía que para 2021 ya se colocaría en la botella la tirilla de reserva y para 2023 la de gran reserva.

Han apuntado que la situación ha cambiado con la denuncia presentada por García Carrión por supuestas irregularidades que se estaban cometiendo en el seno de la Denominación, por lo que han exigido su implantación previa auditoría externa que certifique el volumen de existencias que hay en las bodegas.

«Si se trata de acelerar el proceso, nosotros lo aceptamos, y hemos presentado una propuesta detallada en este sentido», ha indicado Nieto, que ha recordado que la DO ‘Valdepeñas’ «no tiene información sobre la situación en la que se encuentran las añadas anteriores al 2016».

Y ha añadido que hay un operador, en alusión a García Carrión, que aprovechándose de esta situación de «falta de información» está presentando unas declaraciones de aptitud -calificaciones de vinos- que «no cuadran con la capacidad del parque de barricas del que dispone».

‘Asevivaldepeñas’ y ‘Maestros Bodegueros’ han aclarado que las «declaraciones de aptitud» no dejan de ser unas declaraciones juradas que hace el operador al Consejo, en el que dice que el vino ha estado, por ejemplo, cinco años en barrica o botellero, si es un Gran Reserva, sin prueba o justificación alguna.

GARCÍA CARRIÓN «TODO ESTO ES UNA CORTINA DE HUMO PARA NO ACABAR CON EL FRAUDE EN EL SENO DE LA DO ‘VALDEPEÑAS’

Por su parte, García Carrión tras reiterar que «no existe ninguna campaña maliciosa y desleal» contra Félix Solís ha asegurado que «las auditorias oficiales e independientes ya están hechas», ha subrayado García Carrión, quien ha acusado a su máximo competidor de querer «introducirse» en el sector productor de la DO ‘Valdepeñas’ a través de una nueva asociación «controlada por ellos» y «sustituir a los actuales representantes agrarios por otros más afines al mismo».

De esta manera, ha ampliado el grupo bodeguero «se rompería la paridad que actualmente existe en la representación del sector agrario» que, a su juicio, «es lo que pretende Solís» al ejercer sus derecho a veto y no aprobar que sean las organizaciones agrarias las que negocien su representatividad y que haya que ir a elecciones.

«Todo esto es una cortina de humo para no acabar con el fraude en el seno de la DO ‘Valdepeñas’ y etiquetar correctamente los vinos con la contraetiqueta específica para los crianza, reserva y gran reserva», como llevan solicitando desde hace dos años García Carrión y las organizaciones agrarias, cuya postura fue el origen de la guerra en la DO Valdepeñas.