El grupo García Carrión ha trasladado su apoyo al sector productor de la Denominación de Origen (DO) Valdepeñas y se adhiere a su petición de cambiar los estatutos, que permitan desbloquear la situación y recuperar la capacidad de gestión de la junta directiva de la Asociación Interprofesional.

García Carrión ha expresado su apoyo al sector productor este martes en un comunicado, después de que las organizaciones agrariass AsajaCOAG y UPA y las cooperativas, amenazarán con el abandono del sector productor de la DO si continúa la paralización de gestión de la entidad, que los productores atribuyen a «la guerra comercial» entre las principales empresas que lideran Asevivaldepeñas y Avival, Félix Solís y García Carrión, respectivamente.

Al respecto, García Carrión ha recordado que, además de no asistir a la junta directiva que se celebró el pasado 12 de junio, también «ha impugnado judicialmente» los Estatutos de la DO Valdepeñas por «antidemocráticos» y por «permitir a Asevivaldepeñas vetar todas las medidas de transparencia» que se han propuesto en el seno de la Denominación de Origen para evitar fraudes como los denunciados.

Asimismo, ha aclarado que la actual situación de la Denominación de Origen Valdepeñas «no se debe a una guerra comercial» entre Félix Solís (Asevivaldepeñas) y García Carrión (Avival) «como se quiere transmitir por aquellas personas que tienen el poder de solucionarlo», ha aseverado, a la vez que aboga por cambiar los estatutos.

El sector productor de la denominación de origen (DO) de vinos Valdepeñas, que conforman las organizaciones Asaja, COAG y UPA y las cooperativas, han anunciado este lunes que dejarán la Junta Directiva de la entidad, por la «guerra comercial» entre las principales empresas comercializadoras.

Los productores defienden que las denuncias cruzadas entre los dos operadores, acusándose recíprocamente de graves irregularidades en la comercialización de los vinos, en especial en el etiquetado identificativo de la calidad del vino, conforme al pliego de condiciones, fueron las que les llevaron a trasladar estos hechos a las autoridades regionales competentes en materia de control y certificación de los vinos. Los productores han amenazado con abandonar la Interprofesional el 24 de julio, si en esa fecha no se han producido los cambios exigidos.