Los precios en origen del aceite de oliva siguen notando la falta de respuesta efectiva de la Unión Europea con las ayudas al almacenamiento y anotaron una ligera tendencia a la baja respecto a la semana pasada, aunque según fuentes de Oleoestepa se debe más a la escasa actividad registrada en el mercado por los días festivos.

En lampante, la horquilla de precios oscila entre 1.700 y 1.750 euros por toneladas frente a los 1.750 euros de la semana anterior. El aceite virgen repite a 1.850 euros. En virgen extra el descenso es más evidente cerrándose operaciones a partir de 2.250 euros frente a los 2.300 euros por tonelada de la semana anterior.

Similar situación se recogió en el sistema Poolred de la Fundación del Olivar (Poolred), donde se fijó un precio medio a la baja en virgen extra de 2.121 euros frente a los 2.310 euros por tonelada de la semana anterior. En virgen también baja hasta 1.771 euros (frente a los 1.807 euros, de la semana anterior). Mientras que el lampante repunta hasta 1.710 euros por tonelada (1.682 euros, la anterior).

Sin embargo, los precios anotan importante recortes en la comparativa anual. En el caso del lampante, se acumula un descenso del 26,60% en los precios al pasar de los 2.350 euros a los que cotizaba la última semana de 2018 a los actuales precios. El aceite virgen suma una caída del 26% respecto al que se registraba hace un año y el extra anota un descenso del 18,18%., según recoge agropopular.com.

Mientras que en la comparativa con 2017 la diferencia es aún mayor: el lampante baja un 50%, el virgen baja un 47,9% y el extra es un 37,5% más barato. Los precios en la última semana de 2017 eran de 3.450 euros por tonelada para el aceite lampante, el virgen a 3.550 euros y el extra a 3.600 euros.

Esta semana, precisamente por estos días festivos,  no ha habido el habitual  Informe semanal de Coyuntura del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.