El informe de la Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo sobre la visita realizada por eurodiputados a Extremadura el pasado mes de febrero recoge que la dehesa fomenta el vínculo entre la población rural y el territorio, y ofrece «una fuerte alternativa» a la emigración y lo consiera un modelo de buenas prácticas.

De «gran importancia socioeconómica», el sistema de la dehesa, de tradición centenaria, se considera «muy en sincronía con la naturaleza», merced a su producción de bienes agrícolas notables y a la cría de ganado.

De la presentación de este informe se ha dado cuenta este miércoles 20 en el seno de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural del Parlamento Europeo, en el que ha tomado la palabra el presidente de la misma, el alemán Norbert Lins (PPE), y varios eurodiputados, como Clara Aguilera, el italiano Paolo De Castro y el rumano Daniel Buda.

Precisamente, este último ha afirmado que «el modelo de buenas prácticas» observado en Extremadura podría extrapolarse a toda la Unión Europea». «Cuando los agricultores se asocian, las cosas funcionan», ha añadido.

El objetivo de la misión, que tuvo lugar entre el 24 y el 26 de febrero, era «familiarizarse con este paisaje multifuncional único«, en referencia a la dehesa, el cual «contribuye en gran medida al mantenimiento de los niveles de población rural».

El informe se hace eco de los planteamientos que trasladaron a los eurodiputados los representantes de las diferentes administraciones -regional y provincial- extremeñas, así como por los partidos políticos y las organizaciones agrarias.

En dichos encuentros, según recoge el informe, los representantes extremeños pidieron mantener el presupuesto de la PAC para «garantizar los ingresos agrícolas», dar mayor protagonismo a los agricultores en la cadena de alimentación, mostrar apoyos a los pequeños agricultores, abordar la despoblación de las zonas rurales y ayudar a los agricultores a jugar su papel en la lucha contra el cambio climático.

De hecho, se expuso al grupo de los eurodiputados que la agricultura es «clave para la supervivencia de esta región» y que un recorte en el presupuesto de la PAC provocaría «la pérdida de mucha población rural».

Por su parte, los diputados europeos expresaron la importancia de defender el presupuesto para el desarrollo rural y abogaron por la necesidad de que el denominado «Acuerdo Verde» debería centrarse en incentivar a los productores de alimentos para que opten por un sistema más sostenible producción, en lugar de agregar restricciones.