La central láctea de Dcoop en Antequera ha superado con éxito la auditoría de certificación SAE (Sistemas de Autocontrol Específicos), en cumplimiento con requisitos específicos para la exportación de productos de origen animal garantizando la trazabilidad correcta hacia el origen y control veterinario de la producción en sus explotaciones ganaderas.

La instalación de la central láctea está habilitada para la recepción de 60 millones de litros de leche de cabra que producen las siete cooperativas ganaderas integradas en el Grupo (dos en Almería, otras dos en Málaga, y el resto en Sevilla, Huelva, Cádiz y Badajoz) en torno a un 10 por ciento de la producción nacional. La central láctea fue inaugurada a finales de 2018 tras la inversión de 9,5 millones de euros, alberga una superficie construida de 2.708 metros cuadrados y una instalación fotovoltaica para su autoabastecimiento con una potencia instalada de 204 kw.

Esta industria posibilita a las cooperativas de la División de Caprino de Leche de la Sección Ganadera de Dcoop la comercialización de la leche de cabra que producen cruda, termizada concentrada o estandalizada, materia prima que se utiliza para la elaboración de queso, leche UHT o leche en polvo, lo que supone aportar valor añadido a una producción tradicionalmente comercializada cruda a granel, pues permite mejorar la calidad y ahorros en trasporte, ya que se trabaja con factores de concentración entre 2 y 3.

Conseguir la certificación SAE (Sistemas de Autocontrol Específicos) suma un nuevo hito al objetivo común del grupo de añadir valor a las producciones de sus socios ya que supone la adaptación de la central láctea a las auditorías que se realizan para verificar la implantación de los distintos requisitos extracomunitarios y el correcto funcionamiento del sistema auditado de autocontroles específicos, a través de la realización de ejercicios de trazabilidad de las partidas destinadas a la exportación.