La Comisión Europea autorizó este martes 17 siete nuevos cultivos modificados genéticamente y renovó las autorizaciones de tres cultivos más destinados a la alimentación humana y animal, anunció la Comisión en un comunicado.

Según lo detallado en la notificación, han sido tres cultivos de maíz, dos de soja, uno de colza y otro de algodón los nuevos organismos modificados genéticamente (OMG) autorizados, mientras que se ampliaron los permisos de dos cultivos de maíz y uno de colza.

Bruselas aseguró que todos los OMG han pasado por un procedimiento de autorización «exhaustivo y riguroso», que incluye una evaluación científica favorable por parte de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria.

No obstante, los Estados miembros no alcanzaron una mayoría cualificada ni a favor ni en contra en el Comité Permanente ni en el posterior Comité de Apelación sobre las autorizaciones.

Por lo tanto, la Comisión Europea tiene la obligación legal de proceder con las autorizaciones de acuerdo con el asesoramiento científico recibido.

Los permisos, que no abarcan al cultivo de los productos, tienen una validez de 10 años y especifican que cualquier producto producido a partir de estos OMG estará sujeto a las estrictas normas de etiquetado y trazabilidad de la UE.

PUBLICADAS LAS NUEVAS NORMAS SOBRE LA ENTRADA DE PRODUCTOS ECOLÓGICOS EN LA UE

De forma paralela, el Diario Oficial de la Unión Europea ha publicado un reglamento que completa uno anterior de 2018 sobre la información que deben enviar los terceros países y los organismos de control en relación a los productos ecológicos importados y sobre las medidas que deben adoptarse en el ejercicio de esa supervisión.

El texto detalla los aspectos que debe recoger el informe anual que tienen que enviar los terceros países interesados en dicha actividad.

También señala detalles como que, como muy tarde el 28 de febrero de cada año, las autoridades y organismos de control enviarán a la Comisión Europea también su informe anual al respecto.

El reglamento incluye la revisión del reconocimiento de terceros países y la revisión del reconocimiento de las autoridades y organismos de control.