Las condiciones climatológicas adversas están afectando de manera directa a los agricultores de la región pero también, y de qué manera, a los ganaderos que ven cómo sus animales no disponen de pastos como naturalmente tendrían en otoño e invierno. UPA Castilla-La Mancha demanda la posibilidad de que los ganaderos dispongan de ayudas adicionales ante una situación que, lejos de solucionarse, se complica mes a mes con la carencia de pastos.

El verano ha dejado episodios de lluvias tremendos, que en determinadas zonas sí ha calado bien, mientras que en otras ha supuesto daños y destrozos que aún se están cuantificando. Pero, a pesar de las precipitaciones, no han supuesto el más mínimo alivio para los ganaderos de  que llevan meses viendo cómo su ganado apenas dispone de pastos para la alimentación cotidiana diaria lo que les obliga a recurrir a piensos con lo que ello supone de gasto añadido. A pesar de que se anuncian lluvias, no parecen suficientes para que los pastos salgan de manera natural como corresponde a las fechas en las que estamos.

En fechas recientes la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos, UPA de Castilla-La Mancha, ya alertó de esta situación que es común a todos los ganaderos y que puede conducir a situaciones irreversibles, la sequía provoca la carencia de pastos la cual, por extensión, conduce a los ganaderos a que tengan que recurrir a alimentar a sus animales con piensos.

UPA Castilla-La Mancha demanda a la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural que active algún tipo de ayudas similares a las de Castilla y León

Desde la organización agraria son conscientes de que las condiciones climáticas y meteorológicas son las que son, con épocas de sequía que contrastan con otras de lluvias tremendas, pero ello no quita para que se entiendan como positivas y recomendables ayudas como las que han tenido los ganaderos de Castilla y León, sin ir más lejos. En este sentido, debido a las condiciones meteorológicas adversas provocadas por la sequía, la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural de la Junta de Castilla y León, ha implantado medidas para minimizar los daños en las explotaciones ganaderas extensivas de su comunidad.

Estas ayudas son subvenciones de mínimis destinadas a garantizar el suministro de agua a las explotaciones ganaderas en régimen extensivo y semiextensivo de aprovechamiento de pastos. Entre otras, la ayuda engloba cisternas, cubas, abrevaderos, charcas, conducciones de agua, contratos de suministro de agua, instalaciones solares o eólicas con bomba de agua fija, unida a abrevadero o charca, entre otras, las cuales pueden suponer un alivio temporal para los ganaderos.

Cuando hace apenas quince días que comenzó el año hidrológico, las expectativas no son buenas y no hay confianza entre los ganaderos de disponer de pastos abundantes para alimentar al ganado; lo que conduciría a una complicada situación de cara al otoño y el invierno. Desde la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos consideran que hablar de incremento de costes es seguir ahondando en los problemas diarios de los ganaderos que ven con pesar cómo sus explotaciones, en muchos casos, no les compensan el esfuerzo y el trabajo que realizan.

Por ello, UPA Castilla-La Mancha demanda a la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural que active algún tipo de ayudas similares a las de Castilla y León; además de las medidas que ya existen de créditos en entidades bancarias en condiciones beneficiosas para los profesionales del sector.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here