La caída de los precios mayoristas de los cereales se generaliza y ya no se salva ni el trigo duro, que hasta ahora era el único que daba un leve respiro al sector. Aunque los descensos no han sido muy altos, menos de 20 céntimos por toneladas en el caso del trigo duro, no frenan una tendencia negativa desde hace ya varias semanas.

Así, los precios de todos los cereales cayeron en la décima semana del año (del 2 al 6 de marzo) en los mercados mayoristas, según los datos difundidos este lunes 9 por la Asociación de Comercio de Cereales y Oleaginosas de España (Accoe).

El precio del trigo blando se situó en 203,82 euros/tonelada (-0,52 %). La cotización del maíz fue de 184,83 euros/tonelada, tras abaratarse el 0,57 % respecto a la semana anterior; la de la cebada fue de 181,03 (-1,06 %).

El trigo duro cotizó a 260,33 euros/tonelada (-0,06 %); el precio de la cebada de malta se situó en 187,50 euros/tonelada (-0,66 %).

Desde que comenzó 2020 han subido los siguientes precios de los cereales: el 1,36 % el trigo blando; el 2,55 % el maíz, y el 3,24 % el trigo duro.

Por el contrario, los precios de la cebada han bajado un 0,39 % desde enero de 2020.

En el mercado de proteínas y coproductos, la evolución también es positiva desde el pasado 1 de enero para la pipa de girasol (375 €/t, +8,7 %); la cascarilla (178 €/t, +10.06 %); y la soja (343 €/t, +2,39 %).

El precio de la colza se mantiene sin cambios desde principios de año, en 235 euros/tonelada, al igual que el precio de la pulpa (190 euros/tonelada), según el informe de Accoe.

Esta caída de los precios que se generaliza no tiene en cuenta los problemas que empieza a haber en algunas zonas de cultio, como Córdoba, donde la falta de lluvia está empezando a preocupar al sector por los daños en los cereales de invierno y ya se ha frenado la siembra de los de primavera.