Los precios del trigo blando, el maíz y la cebada han seguido cayendo en la semana 9 de 2020 (del 24 al 28 de febrero) en los mercados mayoristas, mientras que subió la cotización del trigo duro, que es la única variedad que parece que se salva de momento de la tendencia negativa en las cotizaciones, y no varió la de la cebada de malta respecto a la anterior.

Según los datos difundidos este lunes 2 por la Asociación de Comercio de Cereales y Oleaginosas de España (Accoe), el precio del trigo blando volvió a caer: un -0,07% frente a la semana precedente, situándose en 204,88 euros/tonelada.

La cotización del maíz fue de 185,89 euros/tonelada tras abaratarse el 0,02 % en el mismo periodo; el de la cebada fue de 182,97 (-0,22 %).

El trigo duro fue el único de los cereales que se salva de este inquietante descenso continuado de los precios, ya que registró un aumento en su precio al por mayor, del 0,19% respecto a la semana anterior, hasta cotizar a 260,50 euros/toneladas, lo que representa a penas 50 céntimos de diferencia en una semana.

El precio de la cebada de malta se mantuvo invariable en 188,75 euros/toneladas.

Desde que comenzó 2020, los precios de los cereales han experimentado una tendencia alcista: del 1,89 % para el trigo blando, del 3,14 % para el maíz, del 0,68 % para la cebada y del 3,30 % para el trigo duro.

En el mercado de proteínas y coproductos, la evolución también es positiva desde el pasado 1 de enero para la pipa de girasol (375 €/t, +8,7 %); la cascarilla (178 €/t, +10.69%); la pulpa (190 €/t, +1,05 %), y la soja (335 €/t, +2,39 %).

El precio de la colza se mantiene sin cambios desde principios de año, en 235 euros/tonelada, según el informe de Accoe.