La borrasca Bárbara causaba el martes 20 daños en cultivos de la provincia de Palencia como consecuencia de las abundantes lluvias y las fuertes rachas de viento. En ASAJA Palencia se han recibido numerosos partes de siniestro en la zona de Aguilar de Campoo, concretamente se han comunicado daños en cultivos de girasol y de patata.

En el caso del girasol, listo para cosecharse en unos días, las consecuencias del temporal son graves, ya que el viento y las precipitaciones han llegado a arrancar de raíz las plantas, de forma que el cultivo será irrecuperable en las parcelas más dañadas. Por lo que respecta al cultivo de la patata, la borrasca ha paralizado las labores de recolección y afectado a las plantas de varias explotaciones de la zona.

Hay que tener en cuenta que se trata de dos cultivos sometidos a fuertes vaivenes de precios. Especialmente sensible es el momento que sufre la patata, con precios a la baja desde el inicio de la pandemia, y con importantes pérdidas por el cierre de la restauración.Una situación que ya ha provocado la denuncia del sector ante los ruinosos precios que están percibiendo los productores de patata en esta región, que en algunos casos están percibiendo seis céntimos de euro por kilo y con amenazas de bajar aún más

Hace sólo unos días Asaja Palencia recordaba la importancia de asegurar los cultivos para evitar pérdidas de renta ante las consecuencias del cambio climático que impacta de lleno en el sector, y es la única herramienta de que disponen agricultores y ganaderos para garantizar su renta.

Asimismo y en previsión de desbordamientos por episodios de lluvias como el que se acaba de sufrir con la borrasca Bárbara, la organización agraria vuelve a pedir la limpieza de los cauces fluviales de la provincia para evitar desbordamientos y daños en las tierras de labor, fincas, infraestructuras rurales y explotaciones ganaderas, como viene ocurriendo todos los años.