Los ayuntamientos vascos tendrán desde ahora la última palabra sobre la apertura de los mercados agrícolas y ferias tradicionales de venta directa de alimentos y productos agrícolas y ganaderos, a pesar de que el Gobierno vasco ha levantado su suspensión temporal, que decretó hace una semana. Bilbao, por ejemplo, tratará a lo largo del día en su comité de urgencia si reabre la feria de los sábados en los tinglados del Arenal. También Gernika, que, tras un mes de parón, podría volver a reunir los lunes a los baserritarras de todo Busturialdea en el centro del pueblo si el Gobierno municipal autoriza su puesta en marcha. Y de Vitoria, que estudia ya si permite a los vendedores volver a la plaza de Santa Bárbara a partir del próximo jueves.

De llevarse a cabo, la celebración de los mercados estará sujeta a unas pautas de seguridad muy estrictas decretadas por el coronavirus. Los puestos deberán encontrarse separados por una vía de tránsito de cuatro metros y con una distancia mínima de otros seis entre ellos. La clientela tendrá que tener a su disposición guantes desechables y gel desinfectante y guardar al menos dos metros de distancia social en las colas. Tampoco podrá tocar los productos expuestos en las mesas. Agentes de la autoridad mirarán por evitar aglomeraciones y cualquier contacto que no tenga por objeto la compraventa en la apertura de los mercados agrícolas.

IU Aragón defiende la apertura de los mercados y el poder acudir a los huertos

Por su parte, IU Aragón reclama que se pueda acudir a los huertos, por su función para el abastecimiento de alimentos de muchas familias, y la apertura de los mercados agrícolas y agroecológicos al aire libre, cumpliendo las distancias de seguridad e higiene oportunas, como actividades esenciales para acceder a alimentos sanos y de proximidad.

Esta formación recuerda en un comunicado que el Real Decreto que declara el estado de alarma por la crisis del coronavirus limita todo movimiento no justificado, sin contemplar entre las excepciones el trabajo en los huertos, que es «clave en esta época del año para los cultivos de verano».

Para IU los huertos se pueden englobar en la casuística contemplada en el artículo 7, por adquisición de alimentos y por fuerza mayor o necesidad, por lo que solicita así que se tenga en cuenta que los huertos de autoconsumo, especialmente en el medio rural y específicamente en los pueblos de la España vaciada, aportan alimentos frescos y de temporada a miles de personas.

En este ámbito, la proposición de IU insta además al Gobierno de Aragón a dirigirse a la Delegación del Gobierno para proceder a la revisión oportuna de todos los expedientes sancionadores abiertos a particulares y agricultores relacionados directamente con su labor en su huerto de autoconsumo o en su huerta ecológica.

(Foto principal: Turismo Gernika)