Los datos de producción del mes de diciembre de 2019 hechos públicos por la AICA, Agencia de Información y Control Alimentarios, han dado la razón, evidentemente marcados por la disminución de cosecha prevista en Jaén. A tenor de las cifras manejadas por el organismo público perteneciente al Ministerio de Agricultura, la producción final de aceite de oliva en España se moverá entre una horquilla del millón y el millón cien mil toneladas, cantidades manejadas por UPA Jaén desde el principio de la campaña de recolección.

De esta manera, se confirma la disminución de cosecha que desde la organización se había previsto nada más conocer los datos del aforo de la Junta de Andalucía, en el mes de octubre, y que se han ido demostrando a pie de campo conforme iba avanzando la recolección. Una previsión que va en la línea de las publicadas tanto por el COI como por la Unión Europea,  que coinciden en la reducción productiva mundial en el entorno del 2 por ciento, aunque sí es destacable el aumento del consumo, cifrado en un 6 por ciento.

«no existen razones lógicas que justifiquen que el aceite de oliva virgen extra se encuentre en el entorno de los 2 euros»

Los datos ofrecidos por la AICA no dejan lugar a dudas. Hasta el mes de diciembre de 2019 se habían producido en España 665.083 toneladas de aceite de oliva. En la campaña pasada, hasta diciembre de 2018, se habían alcanzado las 720.300 toneladas (solo ese mes, 616.000 toneladas). Las existencias en manos de los productores se elevan hasta las 779.394 toneladas (636.100 en 2018), mientras que los envasadores tienen 245.386 toneladas (146.100 toneladas en 2018) y el Patrimonio Comunal Olivarero, 40.034 (11.170 en diciembre de 2018). Esto elevan las existencias totales de aceite de oliva en España a 1.064.814 toneladas (790.390 en 2018), lo que hace que UPA vea reforzada su previsión de cosecha en el entorno de los 1,1 millones de toneladas como máximo.

Hay que recordar que la Unión Europea y el Consejo Oleícola Internacional (COI) han publicado también revisiones a la baja a nivel mundial. Los países productores de la Cuenca Mediterránea ven reducidas sus cantidades en ambos informes, estimando una producción para Italia de entre las 321.500 toneladas (UE) y 340.000 (COI); para Grecia de 300.000 toneladas; y para Portugal, entre 120.380 toneladas (UE) y 125.400 (COI).

Con todos estos datos en la mano sobre la disminución de cosecha prevista, el responsable nacional de la Sectorial del Aceite de UPA, y secretario general de UPA Jaén, Cristóbal Cano, destaca que la producción final se moverá en unas cantidades que ya preveían en la Organización desde el principio de la cosecha. «Está clara la disminución de producción. Es lo que hemos venido diciendo desde finales de octubre, como dio comienzo una campaña que se ha adelantado motivada por la falta de precipitaciones y que, como se ha podido comprobar diariamente en el campo, va a ser menor. Ya hemos dicho que hay menos aceituna de la inicialmente prevista y eso también hace que a finales del mes de enero podríamos decir que estaremos casi terminados. Ahora mismo nos encontramos cerca del 70 por ciento de la recolección, por lo que, si el tiempo sigue acompañando, la campaña habrá concluido, como máximo, en los primeros días de febrero. Y en este mes, como se está viendo también en campo, habrá poca entrada de aceituna en las cooperativas y almazaras», explica Cristóbal Cano.

Por último, Cristóbal Cano hace hincapié en que, a tenor de la menor producción, tanto en España como en el resto de Europa, así como el incremento del consumo mundial, «no existen razones lógicas que justifiquen que el aceite de oliva virgen extra se encuentre en el entorno de los 2 euros. Es una circunstancia anormal que perjudica notablemente al olivar tradicional, el mayoritario en la provincia de Jaén. Por eso seguiremos reclamando a las administraciones medidas estructurales para un problema que llevamos arrastrando más de un año», concluye Cristóbal Cano.