El secretario general de Asaja-Cádiz, Luis Ramírez, ha instado a la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible a que resuelva las ayudas forestales y contra incendios “que acumulan un importante retraso”, porque los montes de la provincia “están sucios, llenos de matorral, y por tanto, cargados de combustible que multiplican los riesgos y la gravedad de cualquier incendio”.

Ramírez ha manifestado que son dos las ayudas que no terminan de llegar a los titulares de los montes. La primera de ellas es la ayuda contra los incendios forestales, convocada en 2018 y resuelta provisionalmente en 2019 sin que hoy haya todavía resolución definitiva. “Son dos años de espera en los que los beneficiaros provisionales, tanto públicos como privados,  han tenido que soportar el coste de ejecución de los trabajos que se solicitaron sin que a la fecha se haya recibido ni un céntimo de esta ayuda y sin garantías de que vayan a recibir las mismas hasta saber si son o no beneficiarios definitivos”.

“EL CAMPO LIDERÓ LA CREACIÓN DE EMPLEO EN ESPAÑA EL AGOSTO Y  ANDALUCÍA FUE LA QUE MÁS REDUJO EL NÚMERO DE PARADOS SIN RECIBIR NINGÚN TIPO DE APOYO”

La segunda de las ayudas son las forestales, “que en Andalucía no se convocaban desde 2012 y que el nuevo ejecutivo autonómico convocó en octubre de 2019”, explica Luis Ramírez. Pese a resolverse de manera provisional en marzo de este año, el Decreto del Estado de Alarma por la pandemia paralizó los diez días de plazo para presentar la documentación, que se reactivó en junio. “Desde ese mes no se sabe absolutamente nada, dentro de un retraso que data de hace ya ocho años en los que no se hizo nada por parte del anterior gobierno de la Junta de Andalucía”.

Estas ayudas forestales y contra incendios, presupuestadas en unos 107 millones de euros para toda Andalucía, ha recibido solicitudes que superan en diez millones de euros lo planteado inicialmente, “lo que revela la necesidad de que se ejecuten trabajos fundamentales como desbroces, clareos, podas y regeneración arbórea, que debe hacerse en esta época para que agarren los árboles”. A juicio del secretario general de Asaja-Cádiz, “esto debe hacerse ya porque vamos a perder un año y hay que dejar los montes preparados para el año que viene”.

Además de las ayudas pendientes por la pandemia, otras de las ayudas acogidas al Programa de Desarrollo Rural de Andalucía 2014/2020 y que acumulan un retraso muy importante, con una única convocatoria en todo el periodo del PDR, son las ayudas a la modernización de explotaciones agrarias, que se convocaron en 2016, se resolvieron definitivamente en agosto de 2018 y que en la actualidad, a pesar del esfuerzo del actual equipo de gobierno de la Junta de Andalucía por agilizar los pagos, todavía hay algunos beneficiarios que no las han cobrado. Ramírez solicita a la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible que publiquen cuanto antes la nueva convocatoria, ya que son ayudas fundamentales para nuestras explotaciones agrícolas y ganaderas, y que sean ágiles, rápidas y eficaces en pagar.

El secretario general de Asaja-Cádiz, Luis Ramírez, ha subrayado además que la concesión de estas ayudas; forestales, contra incendios y de modernización de explotaciones “crearían muchos puestos de trabajo, entre operarios y empresas de servicios agrarios y forestales” que redundarían en la creación de empleo “en un momento como éste, en el que nuestro sector ha liderado la creación de empleo en España el pasado mes de agosto, con Andalucía como la región que más redujo el número de parados el pasado mes”, según los datos del Ministerio de Trabajo y Economía Social. “Se trata del único ámbito productivo que ha reducido sus cifras y ha creado puestos de trabajo, y lo está haciendo, como decimos desde hace meses, sin recibir hasta la fecha ningún tipo de apoyo, ni siquiera los extraordinarios anunciados por la pandemia”.