Las organizaciones agrarias de Cantabria se han sumadoa la denuncia contra la distribuidora Makro, que ha ofertado la leche «a un precio irrisorio», han calificado de «falta de respeto y provocación» al sector esta práctica, que además es «ilegal», y han pedido a los consumidores que no la compren a esos precios.

El consejero de Desarrollo Rural y Ganadería, Guillermo Blanco, denunció el vienes públicamente la venta de leche a pérdidas en el establecimiento Makro, por un importe de 0,48 euros por 1,5 litros, y aseguró que Cantabria «no va a permitir que se juegue y se maltrate» con el precio de ese producto.

Este sábado las organizaciones profesionales agrarias (ASAJA, UGAM-COAG, UPA y AIGAS) y las cooperativas agrarias (AgroCantabria, Comillas-Ruiseñada y Valles Unidos del Asón) se han sumado a esta denuncia y han afirmado que es una práctica reiterada por la empresa.

En un comunicado conjunto, expresan su «absoluto rechazo» a esta práctica porque «además de ser ilegal, supone una falta de respeto y una provocación reiterada al sector lácteo y sus profesionales», que defienden que los costes de producción sean los que inicien la definición del precio final de la leche para que este producto deje de estar infravalorado en el mercado.

«LA PRIMERA VEZ QUE LO HICIERON LO PODEMOS ACHACAR A UN ERROR, PERO DOS VECES YA NO ES CASUALIDAD»

Las organizaciones ganaderas dicen además que «no entienden» que esta distribuidora haya ofertado leche por debajo de su coste de producción, «a un precio irrisorio», un día después de la reunión de la Mesa Regional Láctea, en la que productores, industrias, distribuidores y consumidores acordaron con la Administración regional una estrategia de consenso para reclamar al Ministerio de Agricultura que tome las medidas necesarias que permitan garantizar un precio digno a los productores de leche.

Subrayan que no es la primera vez que Makro lanza este tipo de ofertas en sus lineales en Cantabria e instan a sus responsables a que dejen esta práctica porque «lo único que hacen es banalizar un producto tan básico y esencial como es leche con unos productos que están por debajo del coste de producción».

«La primera vez que lo hicieron lo podemos achacar a un error, pero dos veces ya no es casualidad», por lo  que insisten al ciudadano a que no la compren..

Además consideran que «no es nada justo» que algunas empresas del sector se comporten así con los productores después de un periodo de estado de alarma en la que los ganaderos, dicen, han demostrado «estar a la altura de las circunstancias, abasteciendo de alimentos para que nadie en Cantabria se quedase sin comer a pesar de las circunstancias tan adversas”.

Las organizaciones aplauden que el Gobierno de Cantabria «haya actuado con tanta celeridad a la hora de detectar el posible caso y denunciarlo públicamente» y le han instado a que siga realizando inspecciones para evitar que este tipo de prácticas vuelvan a repetirse en Cantabria.

También reclaman al Ministerio las medidas oportunas para combatir la venta de leche a pérdidas ya que «estas prácticas van en contra de la filosofía de la nueva Ley de la Cadena Alimentaria».

Y hacen un llamamiento a la ciudadanía para que no la compren leche, ya que a su juicio hacerlo es «contribuir a menospreciar la alta calidad de la leche que de produce con tanta profesionalidad en Cantabria».