Interovic y Provacuno, las organizaciones interprofesionalesentidades encargadas de aglutinar a las carnes de ovino, caprino y vacuno, han celebrado en la 34 edición del Salón Gourmets un combate gastronómico con la música al ritmo de rap como telón de fondo en el espacio habilitado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación para acercar las nuevas formas de consumir las carnes de siempre al público más joven.

Una confrontación gastronómica protagonizada, por un lado, por el chef Fernando del Cerro, del restaurante Casa José, en la localidad de Aranjuez, responsable de desarrollar su particular versión del Pepito de Ternera, quien manifestaba que “ha sido sorprendente la capacidad que tiene la carne para llegar a la gente, cómo se adapta a los diferentes tipos de público y se amolda a las diferentes circunstancias”.

Por el otro, Alex Marugán, cocinero del restaurante Tres Por Cuatro, en Madrid, ganador del concurso el mejor Paquito de Madrid, ha sido designado para crear su versión para el desafío. En palabras de Marugán, “ha sido un placer representar a la carne de cordero, para llamar la atención de la importancia que tiene consumirla tanto en los restaurantes como en casa. Es una carne que tiene muchas propiedades y mil posibilidades para trabajar con ella, desde el Paquito que hemos hecho hoy a cualquier otra”.

El ritmo de este enfrentamiento, sin vencedores ni vencidos, lo han puesto dos consolidados freestylers del rap nacional e internacional: Invert y KensukeVG, quienes han recreado una Pelea de Gallos, adaptando el habitual enfrentamiento verbal y musical a la defensa de las bondades gastronómicas, nutricionales y sostenibles de sus respectivos protegidos: los Paquitos y los Pepitos.

Este despliegue a ritmo de rap ha sido presenciado tanto por el público asistente a la 34ª edición del Salón Gourmets, profesionales de la restauración, la hostelería y el catering, como por los cientos de miles de seguidores de estos artistas a través de las principales redes sociales. Para Invert, “ha sido un placer representar a un producto de toda la vida como el Pepito de Ternera en una feria de esta magnitud. Es muy importante que se hagan cosas nuevas como esta para acercar estas cosas de siempre a la gente más joven.” Por su parte, KensukeVG ha asegurado que “me siento muy cómodo trabajando con algo tan de siempre como un bocadillo, pero que se está poniendo al día para gustar a las nuevas generaciones, como el Paquito de Cordero. Es muy atractivo renovar productos de siempre para la gente de hoy”.

DE LAS COCINAS DOMÉSTICAS A LOS ESTABLECIMIENTOS TENDENCIA

Los bocadillos son una forma de alimentación basada en la combinación de las proteínas con los cereales que goza de adaptaciones milenarias a lo largo de todo el mundo. Desde los tacos en Méjico hasta los baos de China. En nuestro país, hay cientos de clásicos de la cocina entre panes. Dos de ellos han sido puestos al día con recetas rompedoras y deliciosas por multitud de cocineros: el Paquito de Ternera y el Pepito de Cordero.

Gracias a la versatilidad de estos formatos, que encajan a la perfección con diversos tipos de pan, con multitud de salsas y con elaboraciones muy variopintas, el Paquito y el Pepito son dos tendencias que están recibiendo una gran acogida por parte del público joven. Esto ha sido posible gracias a que los establecimientos hosteleros han apostado por realizar sus propias versiones y a iniciativas como “Buscando a Paquito” que ha ido sumando adeptos en las sucesivas ediciones.

Las entidades encargadas de agrupar a las carnes de caprino, ovino y vacuno han apostado por modernizar las formas tradicionales de consumo para acercar su oferta al público joven y crear nuevos momentos de consumo. Según ha declarado el presidente de INTEROVIC, Raúl Muñiz, asistente al evento, “la organización de actos como este es fundamental para presentarnos ante los jóvenes. Como sector tenemos la responsabilidad de acercarnos a ellos en un formato que les resulte atractivo y una pelea de gallos de rap es uno de ellos”. Una forma de trabajar por el futuro de un producto saludable, gastronómico y sostenible, incluso a ritmo de rap.