En junio pasado el Plan Renove 2020 fue noticia porque en seis horas desde que comenzó a ser operativo se acabaron los 3 millones de euros previstos en el presupuesto para maquinaria agrícola. Un mes después, casi el 95% de la partida de cinco millones para tractores se queda sin cubrir y sin propuestas. Este fracaso, que ya se había notado en otras ediciones, pero en las que no estaban tan separadas las partidas para maquinaria agrícola y tractores, va a provocar que cualquier agricltor que piense en cambiar de tractor puee tener casi asegurada la ayuda del Ministerio, aunque la mayor atención se centra en todos los que se quedaron fuera de las ayudas a la maquinaria, ya que en principio el dinero que no se gaste en una partida se podrá transferir a la otra.

Desde Unión de Uniones, que todavía espera una reunión con el Ministerio y con Ansemat para analizar esta situación,  la falta de oferta para tractores «no nos ha sorprendido demasiado ese dinero que se queda sin cubrir. En anteriores convocatorias de lo que menos se ha pedido ha sido de tractores. En 2019 solo hubo una docena de solicitudes de tractores, el resto fue para maquinaria de siembra directa. Nuestra sensación es que el precio de los tractores en estos momentos es prohibitivo, incluso con las ayudas y son máquinas que funcionan con un rendimiento aceptable durante largos períodos, por lo que su renovación es, en función de las circunstancias de cada explotación, menos prioritaria que otro tipo de inversiones que pueden tener más incidencia en una reducción de costes».

Sin embargo, lo que sí ha sorprendido es que el dinero para maquinaria se agotase en tan poco tiempo. «Realmente nosotros no habíamos detectado ese ‘ansia’ en ningún tipo de maquinaria o equipamiento de los subvencionables. Sí que había un interés general en el sector acerca de cuándo saldrían las ayudas, pero un interés específico y masivo sobre tal o cual equipo. no».

Desde la organización agraria también reconocen que hay un problema con algunas líneas de subvención a los tractores que es la ausencia obligación de calificación de eficiencia energética de los tractores. «Al no ser obligada, muchos tractores (la mayoría) se distribuye sin esta catalogación. No obstante, para el Renove, como es lógico, al justificar esta ayuda en razones de sostenibilidad, ahorro energético y seguridad, sí se exige esta calificación que solo tienen aquellos modelos para los que los fabricantes voluntariamente la han pedido»

También piden la calificación algunas Comunidades Autónomas para acceder a determinadas subvenciones si se incluye la adquisición de tractores en la inversión, como por ejemplo para incorporación de jóvenes o planes de mejora.  Además, la idea parece ser que es que esta exigencia se extienda a cualquier tipo de subvención para la adquisición de tractores en todos los territorios. De ahí que que haya todo ese dinero que se queda sin cubrir este año.