El presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, ha mostrado su satisfacción ante la “inminente” resolución del Gobierno norteamericano sobre la reducción de los aranceles a la aceituna negra y de mesa impuestos desde el 2018 por la administración de Donald Trump.

El ministro de Agricultura, Luis Planas, manifestó a los medios de comunicación que el Gobierno norteamericano, a través de la administración de Comercio, “podría anunciar muy pronto la reducción de manera considerable de los impuestos que de manera tan injusta pesan sobre este producto español”.

Ante tales anuncios, el presidente Villalobos ha manifestado y agradecido al Gobierno de España “la extraordinaria labor llevada a cabo con la que se conseguirá, sin duda, una importante reducción en los aranceles y así lograr la vuelta a la senda de la coherencia”.

Ha precisado que “hablar de aceituna negra española, andaluza y sevillana es hablar de calidad de producto, innovación en la producción y de miles de puestos de trabajo, con una facturación de 70 millones de euros (antes de la imposición de los aranceles)”.

HA RECORDADO QUE “LA INJUSTA IMPOSICIÓN DE LOS ARANCELES EN 2018 AFECTÓ AL CORAZÓN MISMO DE LA PAC”

Para Villalobos, la aceituna sevillana, no solo negra, significa la existencia de 134 entamadoras en la provincia y 8.000 empleos, desde el olivo hasta el producto ya envasado.

Un producto que se exporta y está presente en 120 países mediante una política comercial que, “sin duda volverá a ser buena para el sector y para todo el agro de la provincia de Sevilla”.

Villalobos considera que además “la aceituna negra se ha convertido en un producto delicatessen, como ingrediente en las pizzas de medio mundo y en forma de paté de aceituna prieta que está comercializando un vecino de la localidad de Arahal”.

Por último, ha recordado que “la injusta imposición de los aranceles en 2018 afectó al corazón mismo de la PAC, aceptada en la Organización Mundial del Comercio (OMC) donde EEUU está presente y de acuerdo con sus tratados, de ahí que creíamos firmemente en que había argumentos de peso a favor de la aceituna negra sevillana”.

“En esos momentos confiábamos en que la UE tomara conciencia de que se trataba de un problema clave en Europa y que tenía que defender con uñas y dientes este asunto. Por todo ello, hoy ya podemos mirar al futuro con otra perspectiva en beneficio de todo el sector y, cómo n