España ha conseguido la autorización del Gobierno de Japón para exportar carne de vacuno a Japón, que es el segundo mayor importador de carne y derivados cárnicos del mundo.

Así lo ha confirmado la organización interprofesional de la carne de vacuno (Provacuno), en un comunicado, en el que señala que Japón necesita importar 700.000 toneladas anuales debido a que su producción en el último lustro ha caído en torno al 10%, mientras que el consumo de este tipo de carne ha crecido alrededor del 5%.

Provacuno ha valorado el trabajo desarrollado en colaboración con las autoridades españolas y todo el sector para conseguir esta «importante apertura».

La exportación de carne de vacuno a Japón permitirá a las empresas autorizadas el trato comercial «inmediato» con los compradores nipones, que desde hace «mucho tiempo» demandan carne de vacuno «segura y de calidad».

Provacuno ha recordado que la carne española cumple con los requisitos del Modelo de Producción Europeo, que confiere al sector los estándares de seguridad alimentaria, sanidad animal, bienestar animal y sostenibilidad respecto al medio ambiente «más elevados del mundo».

El perfil de la carne demandada por el consumidor japonés encaja «perfectamente» con lo que se ofrece desde España, es decir, carnes producidas a base de cereales y oleaginosas, de animales menores de 30 meses, jugosa, tierna y con excelente sabor, según la interprofesional.

El mantenimiento del Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y Japón, que entró en vigor a principios de 2019, es un aspecto «muy importante» que favorece la relación comercial.

Este acuerdo se circunscribe en la apuesta por la internacionalización de la carne española por todo el mundo y en especial por el mercado asiáticO. De hecho, el pasado año una delegación conjunta de más de 30 compradores de Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Vietnam, Hong Kong y China ha sido invitada por Provacuno en colaboración con la Feria Meat Attraction ante el interés despertado por la carne de vacuno nacional.