El enfado con los políticos por parte del campo no cesa. La Unión Extremadura ha exigido este jueves 27 a los diputados nacionales por Cáceres y Badajoz que expliquen la solicitud de ayudas al Gobierno español que «discrimina» a los fruticultores extremeños.

El Pleno del Congreso, en la sesión del 26 de febrero, acordó instar al Gobierno a una serie de medidas encaminadas a mejorar la situación del sector frutícola, a propuesta del Esquerra Republicana, ha informado la organización agraria en un comunicado.

Entre estas medidas se contempla la aprobación en tres-cuatro meses de un plan para adaptar la oferta y la demanda del melocotón y la nectarina.

Otra medida es colaborar con los gobiernos autonómicos que hayan puesto en marcha medidas estructurales coyunturales, según la organización agraria, aunque el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ya ha rechazado la propuesta del diputado Xavier Eritja de Esquerra Republicana (ERC) de un plan de arranque para toda España, en zonas como Cataluña, Aragón o Extremadura,

Tras la lectura de las medidas aprobadas, «en teoría por todos los grupos parlamentarios», la Unión Extremadura quiere saber «por qué en principio la propuesta era para reestructurar la fruta de hueso y al final se ha quedado solo para el melocotón y nectarina».

«¿Por qué las ayudas estatales solo van a ir dirigidas a colaborar en aquellos gobiernos autonómicos (Cataluña) que hayan puesto en marcha medidas estructurales?, ha planteado también.

Asimismo, quiere saber por qué se han quedado fuera de la reconversión las frutas de hueso como la ciruela o la cereza, dos sectores en los que Extremadura es la principal productora.

«¿Por qué los fruticultores extremeños se vuelven a quedar fuera de estas ayudas propuestas?. ¿Dónde estaban y qué hacían los diputados extremeños?», ha preguntado también La Unión.

A su juicio, el sector frutícola español, en concreto el de la fruta de hueso en su conjunto, necesita una serie de ayudas y reformas para adaptarlo a las necesidades del mercado, «pero en modo alguno necesita que se discriminen unas variedades de otras, a unos productores de otros y a unas regiones de otras».

En planes de reestructuración anteriores, también se quedaron comarcas extremeñas sin la posibilidad de reestructurar.

«En el último plan de restructuración se exigía que la superficie mínima a restructurar fuese de dos hectáreas, con lo que la totalidad de las explotaciones del Valle del Jerte, La Vera y las Hurdes se quedaban fuera», ha recordado.

Y por lo visto ahora se pretende hacer algo similar, ha denunciado, ya que se quiere discriminar a las Vegas del Guadiana.