Los gastos generales de la actividad agrícola y ganadera aumentaron un 7,37% en junio, respecto al mismo mes de 2020, sobre todo por el fuerte incremento interanual de los costes energéticos (+27,90 %), fertilizantes nitrogenados (+24,62 %) y piensos compuestos (+15,45 %). Un incremento que ratifica una situación que se viene viviendo desde hace muchos años, ya  que el índice general de precios agrarios percibidos por los productores, tomando como año base 2015, ha aumentado un 3,97% desde entonces, mientras que el índice de precios pagados por los agricultores y ganaderos lo ha hecho un 9,21%

Así se desprende el último informe sobre índices de precios percibidos agrarios difundido por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), con datos relativos a junio de 2021.

EL ÍNDICE GENERAL DE PRECIOS AGRARIOS PERCIBIDOS POR LOS PRODUCTORES HA AUMENTADO UN 3,97% DESDE 2015, MIENTRAS QUE LOS PRECIOS PAGADOS LO HAN HECHO UN 9,21%

Los gastos de la actividad agropecuaria también han repuntado en la compra de fertilizantes simples (+19,96 %), enmiendas (+5,20 %), plantones (+3,17 %), unos incrementos que aún se sitúan muy alejados de los relativos a los carburantes (+30,51 %) y electricidad (+27,40 %) o de otros productos como los fitopatológicos (+1,82 %).

En alimentación ganadera, los piensos cuyo precio más se han elevado fueron los compuestos para porcino (+17,68 %), algo que está provocandoel enfado no solo del propio sector, sino también de los fabricantes, por el incremento sufrido en las cotizaciones de los cereales.

En el informe sobre precios percibidos por los agricultores, la subida interanual en junio fue del 8,54 %, con importantes repuntes en el caso del precio del aceite de oliva (+69,08 %), del porcino para abasto (+22,12 %) y de los tubérculos (+19,54 %), y recortes del 37,44 % en los de la lana y del 37,13 % en el de los cítricos.

Asimismo, en el informe se especifica que el índice general de precios agrarios percibidos por los productores, que toma como año base 2015, ha aumentado un 3,97% desde entonces, mientras que el índice de precios pagados por los agricultores y ganaderos lo ha hecho un 9,21%