Cuando se está a la espera de ver si finalmente este lunes 6  habrá o no Gobierno en España, desde la Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, como cada año aprovechando la festividad de los Reyes Magos, hace un repaso de las cuestiones que en este 2020 que inicia década deberían ocupar la futura agenda política, destacando en sus demandas un Ministerio preparado para todos los retos que se deben afrontar en la agricultura, la ganadería y el medio rural.

Unión de Uniones lamenta que, en muchos aspectos, tenga que hacer hincapié en las mismas peticiones que en ocasiones anteriores, ante la desatención que han sufrido algunos asuntos vitales para el campo, «ya sea por falta de medios o de voluntad política de sacarlos adelante».

Por ello, la organización demanda un Ministerio de Agricultura» con peso en el Gobierno y liderado por una persona con experiencia, que conozca profundamente el sector y que sea consciente de las urgencias a las que debe responder». Igualmente, en caso de configurarse un Ejecutivo con un futuro Ministerio responsable de la lucha contra la despoblación, la organización insta a que «no sea un órgano florero y a que disponga realmente de las herramientas políticas y presupuestarias para asumir el reto de superar la brecha del medio rural con el entorno urbano». 

Equilibrio en la cadena alimentaria, reparto justo de la PAC y democracia en el campo, repiten como principales peticiones

En relación con la falta de voluntad política, la organización critica que, a pesar de los intentos, la cadena alimentaria sigue sin funcionar y su Ley sin ser revisada para poner en marcha mecanismos que ayuden a los eslabones más débiles – productores y consumidores – a tener el mismo peso negociador que la industria y la distribución para poder alcanzar precios justos.

En este sentido, Unión de Uniones se congratula de los avances legislativos desde Europa, pero pide mayor contundencia, como la definición de posición de dominio y una postura más firme sobre las producciones que se importan hasta la UE para defender nuestro modelo agrario.

Asimismo, la organización reitera la importancia de un mejor y más justo reparto de la PAC que favorezca al agricultor genuino, en una definición que lo delimite de manera clara para lograr que las ayudas vayan destinadas a quienes viven fundamentalmente de esta actividad, que son quienes más contribuyen a mantener el medio rural.

«Este 2020 es clave para nuestro sector, por la reforma de la PAC, los retos que ofrece el cambio climático y por la inestabilidad del mercado internacional, con sus guerras y su competencia desleal», comentan desde la organización. «Necesitamos que quien ocupe el cargo lo entienda bien y nos defienda porque cree en ello, no porque represente un papel para mantener su sillón», añaden. Unión de Uniones se muestra muy preocupada sobre los ataques injustificados que la agricultura y, sobre todo, la ganadería están sufriendo últimamente en relación a su papel ambiental.

Unión de Uniones insiste, por otro lado, en la necesidad de democratizar el escenario de representatividad de las organizaciones agrarias mediante la convocatoria de elecciones en el campo. «Es impresentable que se tenga secuestrado el derecho de los agricultores y ganaderos a elegir libremente a quienes se sientan a negociar en su nombre la política agraria para mantener el cómodo corralito del que se benefician algunas OPAs y el propio Ministerio», añaden.

Finalmente, cerrando su carta, la organización recalca la importancia de dotar al Ministerio de un presupuesto suficiente, y que se ejecute como debe, para, entre otros asuntos, vigilar la fauna salvaje, posible fuente de enfermedades en el ganado y de destrozos en cultivos y rebaños; y también, la adaptación de nuevas normativas, especialmente, de naturaleza agroambiental, y a la revisión de otras que no están dando los resultados deseables, como las de sanidad animal.