Ante el anuncio de Mercadona de subir tres céntimos el precio de la leche con repercusión en el precio en origen a los ganaderos y, en cualquier caso, no vender por debajo de 0.60 euros/litro, ha logrado resquebrajar la unidad del sector lácteo en sus protestas, aunque no romperla. Así, ASAJA Granada ha manifiestado que retira su apoyo a la concentración del sector lechero en Rota del viernes 27 de agosto, al estar previsto realizarse frente a la sede de la compañía de distribución valenciana, dada su favorable reacción tras las gestiones realizadas directamente por Juan Roig, el presidente de la sectorial láctea de nuestra organización agraria, Ramón Artime, y nuestro presidente nacional, Pedro Barato.

Para la organización agraria, «no tiene sentido en esta ocasión plantarse allí, sino protestar ante la distribución francesa en nuestro país: Carrefour o Al Campo, que son los que hacen oídos sordos al conflicto negándose a sentarse y negociar como sí lo han hecho en Francia tanto ganaderos, industria y distribución, bajo el paraguas del Gobierno francés, cerrando pactos para no poner la leche en el mercado por debajo de 0.80 euros/litro y que el ganadero reciba entre 0,37 y 0,40 euros/litro».

En este sentido, recuerdan que el principal problema de los ganaderos es que no tienen capacidad para negociar con las industrias, que a su vez están presionadas por la gran distribución y, por tanto, arrastran precios de venta de la leche en origen por debajo de los costes de producción. El MAPA tiene reconocido en sus estudios de la cadena de valor que el coste de producir un litro de leche aquí es de 0,35 euros/litro (y hasta 0,40 euros/litro en algunas explotaciones andaluzas), mientras que la industria paga al ganadero en torno a 0,31 y 0,33 euros/litro, una media de 3-4 céntimos menos que los ganaderos de países excedentarios y exportadores como Alemania o Francia. A esto se añade el incesante aumento de precios de las materias primas para fabricación de piensos, hasta de un 35%, así como del resto de factores de producción (gasóleo y electricidad)

Pese a esto, dejan claro que la unidad del sector lácteo no se rompe y que las demás acciones conjuntas no se verán afectadas y las protestas no cesarán hasta que la Administración, la industria, la distribución y los productores se sienten a la mesa para negociar una verdadera salida que dé estabilidad a los ganaderos de cara al futuro, abocados de lo contrario al cierre de sus explotaciones a pesar de ser uno de los sectores más dimensionado, competitivo y productivo de España.

Por su parte, desde Asaja Cádiz se destaca que las movilizaciones han empezado a dar sus frutos, pues esta semana Mercadona ha anunciado una subida en el precio de la leche de 3 céntimos, y ha asegurado que no venderá la leche en sus lineales por debajo de 60 céntimos el litro, “lo valoramos muy positivamente y esperamos que esta subida de los precios repercuta directamente en el precio que reciben los ganaderos”, apuntan desde esta organización.

Para acabar, desde ASAJA Cádiz señalan que se trata de un problema estructural y que es fundamental que los ganaderos de leche reciban un precio digno por sus producciones y “pedimos al resto de cadenas de distribución que se hagan eco del ejemplo de Mercadona y no vendan la leche por debajo de los costes de producción”.