El Gobierno, tras el fracaso del encuentro oficial para hablar del Plan Estratégico, hadecidio flexibilizar su posición inicial. Y así, el secretario general de Agricultura y Alimentación del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, Fernando Miranda, ha defendido una evolución progresiva hacia la nueva PAC.

En un foro económico de El Norte de Castilla, Miranda, ha analizado los retos del sector agroalimentario y ha explicado el significado del cambio que supone pasar de una PAC como la actual, basada en el cumplimiento de requisitos descritos en los reglamentos, a una basada en el cumplimiento de objetivos específicos, según ha detallado el MAPA este viernes en un comunicado.

La nueva PAC implica que la Unión Europea (UE) marque los objetivos, siempre orientados a la triple sostenibilidad económica, social y medioambiental, y que los Estados miembros decidan las modalidades de aplicación para su logro.

Este cambio busca una «mayor flexibilidad» y ajuste a las necesidades de cada Estado, dentro de un marco común y a través de una caja de herramientas compartida, como son las medidas del primer y el segundo pilar.

Las aspiraciones de las estrategias “De la granja a la mesa” y de “Biodiversidad 2030” están «alineadas» con los objetivos medioambientales, sociales y de desarrollo rural de la PAC, ha subrayado.

REDUCCIÓN DE FERTILIZANTES Y LOS NUEVOS ECOESQUEMAS

Constituyen, sobretodo, un camino y, más allá de las cifras numéricas y su consecución, forman parte del recorrido que «ya venía aplicando» el sector en materias como la reducción del uso de fitosanitarios o de antibióticos, la creciente eficiencia en fertilización, las formas de cultivo protectoras de los suelos o la extensión de la banda ancha a todo el territorio nacional en 2025.

Respecto a los fertilizantes, incidió en que la Unión Europea se plantea que a lo largo de los años se rebaje en un 50% el uso de los fitosanitarios o que caigan los antimicrobianos y los fertilizantes. «Podemos discutir la cifra, pero ya veníamos en ese camino. En el caso de los antimicrobianos tenemos que progresar, ha caído ya un 45% en los últimos años y hay que seguir es esa vía, no es necesario reducir en todas las fases».

La reducción del 50% en los fitosanitarios «no es necesariamente así, tiene que ver con el uso y el riesgo del producto; por ejemplo, en la desinfección de suelos sabemos que pueden tener un uso más racional o bajar el uso de aquellos en los que está a punto de caducar su vida útil».

Sobre los ecoesquemas, Ha asegurado que van a suponer el 20% de los fondos, con una prórroga de dos años para su aplicación, una especie de «aprendizaje» que viene a demostrar la evolución progresiva hacia la nueva PAC y que certifica que «nadie tenga que experimentar un cambio radical, todo será gradual, todos los sectores van a tener un ecoesquema a su alcance». De manera concreta y como ejemplo tras las preguntas de los asistentes al foro de manera virtual, «el mantenimiento de los pastos extensivos va a tener respuesta dentro de los ecoesquemas».

En este sentido, precisó que «los ecoesquemas tienen que dar respuesta a la siguiente pregunta: ¿Qué se va a hacer en la PAC para la mejora del aire, del agua, del suelo, de la biodiversidad y de los paisajes? Los ecoesquemas son la respuesta».