El gran debate sobre el futuro Plan Estratégico Nacional de la PAC ha comenzado de la peor manera posible,. ya que el primer encuentro entre Gobierno y CCAA solo ha dejado claro que prácticamente todas las  Comunidades Autonomas rechazan el planteamiento inicial para dejar claras sus diferencias y sus exigencias para reclamar medidas concretas que favorezcan a sus propios agricultores y ganaderos. Solo el ministro, Luis Planas, ha salido satisfecho oficialmente al señalar que «avanzamos con las comunidades autónomas hacia un gran pacto por la Política Agraria Común».

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, se ha reunido este jueves con los consejeros autonómicos del ramo -solo Asturias se ha ausentado- en la sede del Ministerio en Madrid con el propósito de lograr un «gran pacto en España» para la aplicación de la PAC, donde espera que las CCAA aparquen sus diferencias y sus exigencias.

Además de celebrar el Consejo Consultivo previo al Consejo de Ministros de Agricultura de la Unión Europea de la próxima semana, los responsables políticos han participado en la Conferencia Sectorial de Agricultura y Desarrollo Rural.

QUIERE MANTENER LAS AYUDAS ASOCIADAS A LA GANADERÍA EXTENSIVA EN OVINO, CAPRINO Y VACUNO DE LECHE Y CARNE, ASÍ COMO LA REMOLACHA O EL ARROZ

En la mesa de debate ha estado el futuro plan estratégico que permitirá aplicar la PAC en el país y concretamente lo relacionado con las ayudas acopladas y los programas sectoriales.

En rueda de prensa, Planas ha detallado su propuesta de mantener las ayudas asociadas para la ganadería extensiva en ovino, caprino y vacuno de leche y carne, así como en otros sectores como la remolacha o el arroz.

Igualmente se han analizado los programas especiales para el vino, las frutas y hortalizas, y la apicultura, además de los criterios en el reparto de los fondos de desarrollo rural, con la innovación, el relevo generacional y la igualdad de género -con la posible discriminación positiva hacia las mujeres- entre sus prioridades.

Planas ha planteado una «reserva de buena ejecución» dentro del Fondo Europeo Agrario de Desarrollo Rural (Feader) para las autonomías que necesiten más fondos.

Sobre los 1.051 millones de euros del fondo europeo de recuperación para el sector agrario en España, el ministro ha explicado que estos servirán para mejorar los regadíos, los cultivos bajo plásticos, la digitalización y la bioseguridad en las explotaciones.

El encuentro es el segundo entre Planas y los consejeros después del que tuvieron en julio pasado, cuando abordaron cuestiones como la definición del agricultor genuino, la ayuda básica a la renta y los ecoesquemas, tras conocerse el presupuesto de la PAC para 2021-2027, del que a España le corresponden 47.724 millones de euros.

El ministro ha precisado que en los próximos meses tiene previsto mantener encuentros bilaterales con cada una de las comunidades autónomas para avanzar hacia un acuerdo y logra acabar con sus diferencias y sus exigencias, antes de reunirse con todas ellas por tercera vez en abril, coincidiendo con la consolidación de los reglamentos europeos de la nueva PAC.

LAS CCAA HACEN UNA LISTA DE LAS NECESIDADES PARA SUS RESPECTIVAS REGIONES Y DEJAN CLARO QUE LA NEGOCIACIÓN SERÁ COMPLICADA

Por parte de las autonomías, Andalucía ha destacado que todavía no se han cerrado aspectos como la definición del agricultor genuino, por lo que hacen falta más reuniones y más colaboración del Gobierno en la elaboración del plan estratégico.

Murcia también ha reclamado al Ejecutivo «más transparencia» sobre la gestión del Ejecutivo en la UE, ya que «siguen sin conocerse los aspectos más relevantes de la PAC», al tiempo que ha propuesto dos modelos de ecoesquemas para evitar la desertificación y fomentar prácticas sostenibles.

Castilla y León ha reivindicado el mantenimiento de las ayudas asociadas actuales para la agricultura y la ganadería, especialmente para el ovino y caprino, sectores vulnerables desde el punto de vista «social y económico», y la remolacha, de especial importancia en dicha región.

Galicia, por su parte, también se ha sumado a la idea general de mostrar sus diferencias y sus exigencias y ha resaltado la necesidad de que los fondos europeos de recuperación de la crisis tengan en cuenta al sector primario «en consonancia con su peso en el Producto Interior Bruto (PIB)» y ha reclamado más apoyo para las pequeñas explotaciones rurales y cultivos específicos del norte del país.

Mientras, Cantabria ha afirmado que «no ve a la España verde» dentro de los reglamentos que se están redactando para la futura PAC, tras mostrar su preocupación por la postura de la UE acerca de la relación entre el cambio climático y las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de la ganadería.

Aragón ha rechazado cualquier giro hacia enfoques sectoriales en el diseño de la política agrícola, puesto que -en su opinión- se deben apoyar más determinados perfiles, como son los agricultores familiares, los jóvenes y las mujeres en el campo.

A favor de dirigir la PAC a las pequeñas y medianas explotaciones se ha posicionado también Castilla-La Mancha, que ha expresado su apoyo a las ayudas acopladas y sectoriales a la ganadería extensiva y al olivar de bajo rendimiento.

La Comunidad Valenciana ha pedido que se reconozca su «singularidad agraria», mediante el apoyo a los pequeños productores, mientras que La Rioja ha considerado que se está avanzando hacia una reforma que profundice en el «enfoque de género» y defienda la agricultura «familiar y profesional».