Pese al fracaso y la frustación de la primera licitación, el secretario general de Agricultura y Alimentación, Fernando Miranda, ha pedido este sábado 7 a la industria aceitera que apueste por el almacenamiento privado del aceite de oliva, como medida para recuperar los precios en los mercados. Aunque también les insta a realizar ofertas más realistas.

En una entrevista en el programa ‘A pie de Campo’ de Castilla-La Mancha Media (CMM), Miranda ha reclamado «más sensibilidad» al sector, «hacer la cuentas bien y afinar con esas ofertas, para que entren grandes cantidades en el almacenamiento» privado y que así se logre disminuir la oferta y recuperar los precios del aceite de oliva.

El secretario general Agricultura y Alimentación ha reconocido que la situación del mercado del aceite de oliva es inquietante y, aunque la decisión de la Comisión Europea (CE) de licitar un precio de corte de 0,83 euros por día y tonelada «no parece suficiente», la industria debe ser receptiva a esta medida.

Miranda ha señalado que la CE tiene previsto hacer cuatro licitaciones para establecer ayudas, la primera de las cuales no ha tenido un gran éxito por la baja cantidad y por el bajo precio aprobado.

El responsable ministerial ha reconocido que esta primera licitación ha sido de tanteo, «para ver un poco dónde está ese precio al que se puede situar la ayuda al almacenamiento privado de aceite de oliva».

le hemos dicho a los representantes del sector que tienen que hacer ofertas más realistas, más ajustadas a las necesidades

Y ha señalado que el Ministerio considera que el precio de corte de la Comisión de 0,83 euros por día y tonelada «no nos parecía suficiente y pensamos que la Comisión tenía que haber hecho un esfuerzo adicional».

Sin embargo, ha advertido de que «también le hemos dicho a los representantes del sector que tienen que hacer ofertas más realistas, más ajustadas a las necesidades y teniendo en cuenta cuál es la finalidad de esta ayuda».

En este sentido, ha recordado que el objetivo, por una parte, es compensar por mantener durante seis meses el aceite de oliva almacenado en sus depósitos, pero también «conseguir con ello que suba el precio de todo el aceite de oliva que se comercializa».

Por tanto, ha insistido en que «el beneficio no sólo hay que esperarlo por la cantidad de aceite que se oferta, sino por el efecto que produce el retener durante seis meses una cantidad suficientemente significativa de aceite de oliva almacenada».

En cualquier caso, el responsable ministerial ha señalado que las ayudas al almacenamiento son importantes tanto para el operador que lo recibe, como también para el conjunto del sector, al contribuir a que el precio del aceite se recupere.

Y ha reiterado que, aunque los 0,83 euros por día y tonelada le parece «insuficiente» al Ministerio, esta ayuda también es importante, si se compara con lo que cuesta almacenar una tonelada de aceite de oliva, que son 0,17 euros tonelada y día, lo que viene a equivaler a 150 euros por tonelada para este tipo de almacenamiento».

Además, hay que tener en cuenta que, cuando se habla con el sector sobre el sistema de autorregulación, se está poniendo sobre la mesa que sean las propias cooperativas las que asuman el coste del almacenamiento que harían ellos, mientras que en este caso reciben una ayuda de la CE por el almacenamiento.