El campo de Huelva está llamado de nuevo el próximo día 5 de marzo a protagonizar una movilización «histórica» para defender al «motor de la economía» de la provincia onubense con una tractorada que cortará la autovía A-49 entre las salidas de Trigueros y La Ribera.

Esta movilización, que se suma a la ya realizada el pasado jueves en la frontera con Portugal a instancia de UPA, está convocada por Asaja, COAG, Cooperativas Agro-Alimentarias de Andalucía y persigue, además, poner en valor al sector «experto en producir los mejores alimentos que se dan en nuestro continente», un sector estratégico que viene soportando «la desgana de la administración en general, independientemente del color del partido que la gobierne».

En estos términos se han manifestado los representantes de las organizaciones convocantes, José Luis García-Palacios Álvarez, presidente de Asaja-Huelva, Cristóbal Picón, portavoz de Cooperativas Agro-Alimentarias de Andalucía y Enrique Acción, secretario provincial de COAG-Huelva.

En rueda de prensa han explicado cuáles son los motivos que han llevado a los profesionales del sector agrario y forestal onubense a tener que dejar sus explotaciones para protestar.

Ante todo, las organizaciones agrarias han comenzado agradeciendo la disposición mostrada por los profesionales agrarios y por las cooperativas, y también a la gente de a pie, que desde que comenzaron las movilizaciones que se están sucediendo en toda España han mostrado su apoyo y a la que piden disculpas por anticipado por los trastornos que esta movilización pueda causar.

La tractorada, para la que se esperan cientos de tractores y miles de personas de toda la provincia, comenzará a las once de la mañana en la rotonda de San Juan del Puerto- Trigueros (Polígono El Buitrón) y recorrerá la A-49 hasta el siguiente cambio de sentido en dirección a Huelva, para regresar de nuevo al punto de partida.

Los elevados costes de producción y los bajos precios en origen, los impuestos crecientes que pesan sobre el precio del producto y sobre la propia actividad agraria, la ingente burocracia, la competencia desleal y la falta de controles a los productos de países terceros, el maltrato a un sector que se usa de moneda de cambio para acuerdos ajenos o la falta de un etiquetado que contribuya a aportar claridad a la cadena agroalimentaria son algunos de los problemas que padece el sector.

A esto hay que sumar en Huelva cuestiones de gran importancia como la Seca de la Encina, la sequía, la falta de infraestructuras de transporte y sobre todo, hídricas.