Tras las protestas con demasiados incidentes en Extremadura y con más tranquilidad en la Rioja, el campo también ha salido a la calle este miércoles 29 en Almería, La Rioja y Valladolid, mientras que en Córdoba anuncian nuevas movilizaciones.

Más de un centenar de profesionales del sector agrario y ganadero han protestado este miércoles frente a la Delegación del Gobierno, en Valladolid, contra la «demonización» que sufre el sector, y se han alzado como la «solución» a la despoblación y la contaminación.

Representantes de Asaja, Upa y COAG han presentado una tabla reivindicativa a la delegada del Gobierno en Castilla y León, Mercedes Martín, en la que piden precios más justos, el control de la fauna salvaje en el campo, que se ponga fin a la criminalización del sector agrario y que las competencias de desarrollo rural queden en el Ministerio de Agricultura.

«No somos culpables de nada. Somos responsables de cuidar el medioambiente, mantener vivos los pueblos y mantener viva a la población del medio rural»

El presidente de Asaja en Valladolid, Juan Ramón Alonso, ha enumerado entre los problemas del sector que los precios de los productos son en ocasiones los mismos que hace 40 años, lo que convierte a las explotaciones en menos rentables y por tanto lleva a que en ocasiones cierren.

«Nos culpan de todo tipo de aberraciones, grupos que dicen que somos responsables de la contaminación», ha criticado Alonso, quien ha mostrado su rechazo a los colectivos que, según ha criticado, «se hacen mal llamar» ecologistas, animalistas y medioambientalistas.

Se ha unido a las críticas el responsable de COAG en Valladolid, Alberto Duque, quien ha lamentado que no se valore el «papel social» del sector, del que señala que «da de comer» a España y al resto del mundo con productos que tienen sello de calidad y estándares que no hay en otros países.

«No somos culpables de nada. Somos responsables de cuidar el medioambiente, mantener vivos los pueblos y mantener viva a la población que hay en el medio rural; si no hubiera agricultores y ganaderos esto seria un desierto agronómico total», ha asegurado.

almería sale a la calle en unidad con una pancarta con el lema “Salvemos nuestra Agricultura, Salvemos Almería”

Por su parte, el sector agrario almeriense en unidad de acción ha realizado una concentración y caravana de camiones y vehículos agrícolas en la que han participado más de 300 vehículos desplazados desde las comarcas de Levante y Poniente y que se ha desarrollado con normalidad por las calles de Almería, culminando en una concentración simbólica en el Parque de las Almadrabillas donde las Organizaciones convocantes han desplegado una pancarta con el lema “Salvemos nuestra Agricultura, Salvemos Almería”, con el que se inicia una campaña reivindicativa que forma parte del compromiso de estas organizaciones de continuar con las acciones conjuntas hasta conseguir un mercado más justo con el sector agrario.

Las Organizaciones Agrarias ASAJA, COAG, UPA y las Organizaciones de comercialización COEXPHAL y ECOHAL han vuelto a salir a la calle para defender el futuro del sector agrario, un sector estratégico para la economía de la provincia, y que presenta problemas de tipo estructural que deben ser atajados de forma coordinada y con la colaboración de las diferentes Administraciones.

Como han señalado los convocantes durante el acto «el sector agrario es uno de los grandes desconocidos para un núcleo importante de la sociedad que desconoce la situación real y  su aportación al entorno natural y a la economía de pueblos y ciudades como la nuestra. Por eso, agricultores y ganaderos han decidido en todo el país salir a la calle, y puesto que muchos de los problemas son comunes a todos los sectores hoy, el campo de Almería quería sumarse a las movilizaciones de otras regiones, iniciando las movilizaciones en Andalucía, que continuarán mañana en Jaén y en próximos días en otras provincias».

El acto de hoy es la continuación de la movilización de noviembre y la primera de otras que se realizarán mientras no se tomen medidas con carácter estructural, ya que el sector agrario es estratégico y como tal debe tratarse, especialmente en un momento en el que la crisis climática, la despoblación y el reto alimentario mundial tienen más relevancia que nunca, y donde la agricultura y la ganadería juegan un papel vital.

Tranquilidad en la protesta de la Rioja

Más calmada ha sido la primera gran protesta convocada en La Rioja, donde en un ambiente entre festivo y reivindicativo, los representantes de las centrales más representativas del campo han entregado un manifiesto al delegado del Gobierno, José Ignacio Pérez, en el que se compilan sus demandas y la exigencia de un respaldo decidido a todos los niveles «para garantizar el futuro» del campo riojano.

Los manifestantes han reclamado una política de precios justos que favorezca la rentabilidad de las explotaciones, políticas agrarias justas, un respaldo decidido al sector como freno a la despoblación rural y apoyo institucional que desactive las amenazas y el desprestigio que sufre el agro por parte de determinados actores.

Sobre esos ejes ha girado la concentración que esta mañana ha congregado a las puertas de la Delegación del Gobierno a unos 700 profesionales llamados por los sindicatos ARAG-ASAJA, UAGR y UPA.

Córdoba saldrá a la calle los días 13 y 14 de febrero con un paro en todo el sector

Asimismo, los Presidentes de Cooperativas Agroalimentarias de Córdoba y Asaja Córdoba, los Secretarios Generales de Coag Córdoba y Upa Córdoba, Rafael Sánchez de Puerta, Ignacio Fernández de Mesa, Carmen Quintero y Miguel Cobos respectivamente, han presentado en Córdoba las movilizaciones que realizarán en defensa del sector agrario y el mundo rural. Serán el jueves 13 de febrero por la tarde, cuando saldrán a la calle con una concentración en Adamuz, y el viernes 14 de febrero con una tractora en Lucena. Asimismo, han llamado a un paro general del sector para el viernes 14 de febrero.

La práctica totalidad de los agricultores y ganaderos están inmersos en una grave crisis de rentabilidad. Ese desequilibrio de la cadena agroalimentaria está llevando al límite a miles de familias que se dedican a la producción de alimentos en toda España. El olivar es un claro ejemplo, con precios de ruina y si que las Administraciones competentes tomen medidas para solucionar esta grave crisis.

A ello se suman los anuncios de recortes en las ayudas provenientes de la Unión Europea, la imposición de barreras comerciales a nivel global que ponen trabas a las exportaciones.

“Urge tomar medidas de apoyo ante los ataques que estamos sufriendo”, han explicado desde las organizaciones profesionales agrarias ASAJA, COAG y UPA, y desde las Cooperativas Agroalimentarias. “No podemos esperar ni un día más”, aseguran.

Las organizaciones quieren lanzar un “mensaje rotundo” a las Administraciones a todos los niveles: comunitario, nacional y regional, así como al resto de los actores de la cadena agroalimentaria.