La primeras gran protesta del campo ha acabdo con duros enfrentamientos y algún herido entre agricultores y Policía Nacional a las puertas de la feria Agroexpo 2020, en Don Benito (Badajoz), a la que acudían el ministro de Agricultura, Luis Planas, y el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, cuando se han producido momentos de gran tensión entre la Policía y los manifestantes.

Los agricultores se han saltado el cordón policial y miembros de antidisturbios han tenido que actuar con disparos al aire y con las porras para evitar el avance. Allí se han vivido momentos de mucha tensión como se puede ver en un video de lasexta.com. Las fuerzas policiales han identificado a algunos de estos manifestantes, situación que ha sido respondida por otros asistentes con el lanzamiento de algunos objetos, como botellas de aceite.Al final ha habido un total de 15 heridos leves, egún fuentes de la Delegación del Gobierno,.

Bajo el lema ‘En defensa de su futuro’, las movilizaciones pretenden «denunciar la grave situación de falta de rentabilidad que atraviesan» las explotaciones agrarias «y el hartazgo ante los ataques que está recibiendo» el sector. Esta es la primera gran protesta de un amplio calendario que recorrerá toda España.

Los agricultores critican «los bajos precios en origen» y el incremento de los costes de producción como la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), medidas que junto a las restricciones comerciales derivadas del Brexit o de los aranceles en Estados Unidos agravan la situación.

En este contexto, el sector agrario reclama «medidas de apoyo» para compensar los perjuicios sufridos y apunta a «los desequilibrios que aún persisten» en la cadena alimentaria -respecto a la industria o los supermercados- como una de las razones que están detrás de los bajos precios y, por ende, de su falta de rentabilidad.

Los convocantes se felicitan del éxito de la protestas y lamentan los incidentes de unos incontrolados

Asimismo, los responsables de las organizaciones agrarias convocantes de la protesta (Asaja Extremadura, UPA-UCE y COAG) han calificado de «éxito» la respuesta «unánime» del sector ante una situación que califican de insostenible y que demuestra el hartazgo que hay en el campo extremeño.

En este sentido, el presidente de APAG Extremadura Asaja, Juan Metidieri, ha reclamado «soluciones ya» porque dice que no hacen falta más mesas de diálogo para abordar un problema que se conoce perfectamente y cuyo diagnóstico está claro.

Según Metidieri, el campo está siendo desmantelado y esto solo puede llevar a la desaparición del sector primario con unos precios de ruina en todas las producciones, con una reforma de la PAC que solo habla de recortes, con subidas de impuestos, tasas y una normativa que nos ahoga, por lo que ha insistido en que se ofrezcan «soluciones».

Por su parte, el secretario general del UPA-UCE Extremadura, Ignacio Huertas, ha denunciado que «los agricultores están cansados de recibir precios de miseria mientras los consumidores pagan precios altos».

Desde las organizaciones convocantes se han lamentado los incidentes que se han registrado y han condenado los mismos, además de no hacerse responsables al ser provocados por la actitud de un «grupo de incontrolados» que no representan a los miles de agricultores y ganaderos que se han manifestado y que día a día se dejan la piel trabajando en el campo. «No somos partidarios de actos violentos para reivindicar nuestras acciones, ya que como consecuencia de los mismos han salido heridos agricultores y ganaderos que han acudido de manera pacífica a la convocatoria», mantienen las OPAS.

UPA, Asaja y COAG lamentan profundamente los daños que hayan podido sufrir agricultores y ganaderos por la carga policial que se ha efectuado desde las fuerzas y cuerpos de seguridad contra personas que están protestando para defender su futuro y el de sus familias.