Los precios de los cereales empiezan a dar cada vez más signos de que el buen momento que han vivido en las últimas semanas se ha acabado, ya que tras varios avisos en las principales lonjas, esta semana pasada los mercados mayoristas han marcado una tendencia a la baja, aunque sea de forma moderada. Un descenso que, incluso, se ha notado en el trigo duro, que pese a subir 18 euros (rozando los 500 euros la tonelada, con 510 y 515 en las lonjas andaluzas) queda muy lejos de los 63 que lo hicieron la semana anterior.

Así, los precios del trigo duro y de la avena subieron durante la última semana en los mercados mayoristas, frente a una tendencia a la baja del resto de los cereales, según ha informado este lunes la Asociación de Comercio de Cereales y Oleaginosas de España (Accoe).

Los datos correspondientes a la semana 36, comprendida entre el 6 y el 12 de septiembre, reflejan un incremento semanal del 3,7 % en las cotizaciones del trigo duro, hasta 499 euros/tonelada, y del 1,14 % en los de avena, hasta 220 euros/tonelada.

En contraste, el precio del trigo blando cayó hasta 248,47 euros por tonelada (-0,9 %); el del maíz bajó a 268,63 euros/tonelada (-0,8 %); el de la cebada a 233,64 euros/tonelada (-0,7 %) y el de la cebada de malta a 235 euros/tonelada (-1,26 %).

La evolución de los precios mayoristas desde que comenzó 2021 sigue siendo positiva para el trigo duro 79,93%), a pesar de que también empieza a dar señales de que se puede frenar el buen momento, el maíz (+27,95 %), la cebada (26,25 %), cebada de malta (+19,9 %) y avena (+13,70 %).

En el mercado de proteínas y coproductos, el precio de la soja ha caído un 14,78 % desde enero de 2021 y se sitúa actualmente en 398 euros/tonelada, mientras que el de la colza ha descendido el 0,67 %, hasta 298 euros/tonelada.

La pulpa se ha encarecido en ese periodo el 29,30 %, hasta los 272,8 euros/tonelada, y las pipas de girasol lo han hecho el 2,11 %, hasta 485 euros/tonelada.