La Policía Nacional ha detenido en Córdoba a tres integrantes de una organización criminal por fraude en las subvenciones europeas agrarias. Los detenidos, según ha informado este viernes la Comisaría Provincial de Policía en Córdoba, mediante la creación de un esquema societario, aparentaban de forma fraudulenta reunir las condiciones para ser beneficiarios de las ayudas a la PAC.

Se trata de la segunda fase de una operación en la que ya se detuvo a 26 personas de la estructura criminal que vendían derechos reales ilegítimos a solicitantes de ayudas europeas de la PAC.

La investigación comenzó en mayo de 2022 tras recibir una solicitud de información de la Fiscalía Europea delegada en España, tras una denuncia interpuesta por la Junta de Andalucía sobre un presunto fraude de subvenciones.

EJECUTABAN DERECHOS DE ARRENDAMIENTO SOBRE TERRENOS CUYOS LEGÍTIMOS PROPIETARIOS NO HABÍAN CEDIDO DERECHO REAL ALGUNO Y ERAN DESCONOCEDORES DE SU UTILIZACIÓN FRAUDULENTA

La investigación policial, en colaboración con la Consejería de Agricultura, ha puesto de manifiesto que, mediante la creación de un entramado empresarial, se hacían llegar a los solicitantes de ayudas PAC la posibilidad de arrendamiento de parcelas para cumplir con los requisitos exigidos en hectáreas y obtener la ayuda solicitada.

Estos derechos de arrendamiento se ejecutaban sobre terrenos cuyos legítimos propietarios no habían cedido derecho real alguno y eran, en todos los casos, desconocedores de su utilización fraudulenta para la obtención de subvenciones por terceros.

Los investigadores estiman que podrían haberse beneficiado de fondos europeos a los que no tenían derecho, ocasionando un perjuicio económico de 3,3 millones de euros a la administración.

Los titulares reales, ante el desconocimiento de su uso fraudulento por terceros, expresaban su sorpresa al ser ellos los que cultivaban o mantenían esos terrenos.

Respecto a otras parcelas, los investigadores han comprobado que se corresponden con terrenos pertenecientes a la Administración Central, ubicados en zonas aeroportuarias, zonas militares, o son fincas dedicadas a la producción de energía fotovoltaica con paneles solares en toda su extensión o labradas por sus legítimos propietarios.

Los principales investigados de este fraude en las subvenciones europeas agrarias crearon un entramado societario, a través de cual, firmaban falsos contratos de cesión de uso de parcelas de terceros sin su conocimiento ni consentimiento.

Alguna de estas sociedades se encontraba sin actividad y administrada por personas interpuestas o testaferros que desconocían los hechos investigados. La finalidad era dificultar la inspección de la administración autonómica, mediante la ocultación del punto de compromiso, impidiendo la trazabilidad del subarriendo de las parcelas con el consentimiento de los legítimos propietarios.

El presunto responsable de la trama criminal ha sido arrestado junto a su pareja y otra persona más como presuntos responsables de fraude en las subvenciones, falsedad documental y blanqueo de capitales.