Un problema añadido para la maltrecha economía de las pequeñas y medianas explotaciones familiares de nuestra tierra. «Las importaciones de frutas de terceros países nos están hundiendo». Este es el preocupante mensaje que lanza UPA Andalucía y ante el que reclama soluciones a la Administración. El vicesecretario general de Agricultura, Francisco Moscoso, lo tiene muy claro: «La masiva entrada de productos, sobre todo procedentes de Marruecos, Túnez y Turquía, está generando cuantiosas pérdidas a nuestros agricultores. Y eso es algo a lo que se debe poner coto de una vez por todas. No puede ser que por beneficiar a otros países con los acuerdos comerciales que tenga Bruselas se nos perjudique a nosotros».

UPA Andalucía está muy preocupada por la situación del mercado del tomate, de la sandía y de las frutas de verano en general debido a las masivas importaciones de terceros países. Una circunstancia que está afectando negativamente a los precios y a la superficie cultivada en nuestra tierra.

LA IMPORTACIÓN DE FRUTAS Y HORTALIZAS DE PAÍSES EXTRACOMUNITARIOS SE HA INCREMENTADO, EN EL PRIMER SEMESTRE DEL AÑO, ALGO MÁS DEL 5%

«La realidad es esta: existe una enorme presión por las importaciones, que se traduce en competencia desleal. Los precios de nuestros productos están cada vez más hundidos porque a los lineales llegan tomates, sandías y otras frutas a menor coste. Por ese motivo, volvemos a reclamar al Ministerio de Agricultura que presione a Bruselas para que revise sus acuerdos comerciales, porque, de seguir así, las pequeñas y medianas explotaciones familiares de Andalucía están abocadas a la desaparición», explica Francisco Mosoco.

«La importación de hortalizas y frutas de terceros países se ha incrementado, en el primer semestre del año, algo más del 5 por ciento. Por lo tanto, lejos de ponerle freno lo que estamos permitiendo es una masiva entrada de producciones desde Marruecos o Turquía. Se trata de una evolución constante y cada vez más elevada. De hecho, en los úlimos cinco años, por ejemplo, la importación desde Marruecos ha pasado del 26% al 39% en volumen. Otro ejemplo: solo en el caso de la sandía las importaciones procedentes de territorio marroquí han aumentado un 132%, según datos del Departamento de Aduanas, lo que conlleva claramente el hundimiento de los precios en nuestra región», argumenta el vicesecretario general de Agricultura de UPA Andalucía.

La solución, a juicio de Francisco Moscoso, pasa porque el Ministerio de Agricultura sea más contundente en Bruselas para aplicar el principio de preferencia comunitaria y la revisión de los contingentes después de la salida del Reino Unido de la Unión Europea.