La importación de sandía marroquí en España de enero a abril de 2021 ha crecido un 3% en volumen respecto al mismo periodo del año anterior (18.015 toneladas) y un 27,5% en valor (16,5 millones de euros), lo que supone un precio medio de 0,91 euros/kilo, mientras que la campaña ha concluido en Almería con precios que no han superado los 0,40 euros/kg y con pérdidas de entre 3.5000 y 6.000 euros por hectárea.

Así lo ha detallado la Federación española Fepex, que ha reiterado la necesidad de que la Comisión Europea aplique las medidas de salvaguardia previstas en el Acuerdo de Asociación entre la Unión Europea y Marruecos para paliar los perjuicios a los productores comunitarios por la competencia de las producciones marroquíes.

La importación de sandía marroquí entre 2016 y 2020 creció un 132 % en volumen y un 163 % en valor, según los datos del Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales procesados por Fepex, que cifran su cuantía durante el pasado ejercicio en 88.570 toneladas y 91,4 millones de euros.

COMPETENCIA DIRECTA CON UNA PRODUCCIÓN MARROQUÍS QUE NO TIENE OBLIGACIÓN DE CUMPLIR CON LA LEGISLACIÓN FITOSANITARIA, SOCIAL Y LABORAL

Han apuntado que los bajos precios en Almería para la sandia y el melón durante su campaña -que transcurre principalmente entre mayo y junio- se deben a la competencia de Marruecos y también a la climatología adversa en Europa durante esos meses.

En un comunicado, han criticado que existe una competencia directa con la producción de Marruecos, que no tiene obligación de cumplir con la legislación fitosanitaria, social y laboral que existe en el mercado comunitario, por lo que seguirán apoyando la campaña emprendida por la asociación almeriense Coexphal para que el consumidor distinga el producto marroquí y elija el español.

«La sandía se suma a otros productos, como el tomate, entre los más perjudicados por el incremento de la competencia marroquí en el mercado español, que sigue creciendo», han denunciado.

Y este problema se hace extensible al mercado comunitario, donde el sector hortofrutícola español envía el 94% de sus exportaciones, por lo que FEPEX considera que la Comisión Europea debe aplicar las medidas previstas en el Acuerdo de Asociación UE-Marruecos para paliar los perjuicios a los productores comunitarios, especialmente en lo relativo a la cláusula de cooperación o en las medidas de salvaguardia.