UPA Andalucía ha criticado las excusas de la industria por fijar precios de ruina en la aceituna de mesa y en la almendra, por lo que exige la aplicación real de la Ley de la Cadena Alimentaria, que es la que establece que se pague por encima de los costes de producción.

La organización lamenta que las malas campañas de aceituna de mesa y de almendra en cuanto a producción están teniendo un doble perjuicio para los agricultores. Primero, porque han disminuido notablemente las cosechas y eso significa pérdida de rentabilidad. Segundo, y más grave aún, porque los industriales están fijando unos precios de ruina en perjuicio de los productores.

Por ello, UPA Andalucía denuncia «esa práctica totalmente desleal y exige la aplicación real de la Ley de la Cadena Alimentaria, única norma que establece que se pague por encima de los costes de producción».

Desde UPA Andalucía denuncian que «está habiendo un acuerdo claro para la fijación de precios en la industria, tanto para la aceituna de mesa como para la almendra. Son precios a la baja en un año que hay mucha menos producción. La industria busca cualquier excusa para pagar menos y luego vender más caro aumentando sus márgenes de beneficio a costa de los agricultores», asegura.

EN LA ACEITUNA DE MESA LA INDUSTRIA SE AMPARA EN EL ALTO STOCK; EN LA ALMENDRA RECOMIENDAN NO VENDER Y AGUANTAR

En el caso de la aceituna de mesa, por ejemplo, se escudan en que hay un enlace de campaña mayor, a pesar de la reducción productiva. «Es indignante que utilicen un dato que, aunque es cierto, no deja de ser relativo por cuanto hay menos aceituna de verdeo que el año anterior y eso ya perjudica por sí a los productores porque les baja su rentabilidad».

UPA Andalucía lamenta que la industria aproveche las circunstancias para forzar precios en origen a la baja en un año de menos producción. En aceituna de mesa, fundamentalmente por la sequía y las altas temperaturas, se han producido pérdidas del 50% de la cosecha, mientras que en almendra, también por la sequía y los golpes de calor, junto a la fuerte afección del hongo Monilia y las heladas del pasado mes de abril, se ha perdido hasta el 70% de la producción en muchas zonas de Almería y Granada. En Sevilla se habla ya de cotizaciones de 80 céntimos por kilo, lo que no cubre ni mucho menos los costes de producción.

Asimismo, desde UPA Andalucía recomiendan a los agricultores de frutos secos, ante los precios de ruina que se plantean, que, dadas las características propias de la almendra de resistir en el tiempo y conservarse, «que no vendan su producto y lo almacenen dentro de sus posibilidades hasta que la situación de especulación por parte de los industriales se estabilice. Debemos destacar que esta fijación de precios lo están sufriendo, de forma más flagrante, los productores de almendra ecológica».

En este sentido, hacen un llamamiento a los agricultores para que exijan precios justos en ambos sectores. Igualmente, les recomiendan que acudan a esta Organización o que denuncien directamente ante la AICA estas prácticas abusivas y fraudulentas que incumplen, de forma flagrante, la Ley de la Cadena. Asimismo, recuerdan que pueden denunciar de forma individual y anónima, o hacerlo a través de nuestra Organización.

«No podemos permitir que los agricultores sigamos pagando las consecuencias de una norma que no se aplica como debería y que tendría que obligar a la industria a pagar por encima de los costes de producción en todos los contratos que se hagan. Sin embargo, los industriales no tienen en cuenta, en absoluto, el incremento de nuestros costes, de los insumos, de la mano de obra, del gasóleo, de la energía en los regadíos. Ni siquiera tienen en cuenta el IPC. Y por eso denunciamos estas prácticas abusivas y desleales», aseguran desde la organización agraria.