Las bodegas del Marco de Jerez son mundialmente reconocidas por hacer vinos realmente especiales, pero lo que quizá no todo el mundo sabe es que, además, elaboran unos vinagres extraordinarios. Y eso precisamente es lo que persigue VINAVÍN, la Asociación de Amantes del Vino y Vinagre, organizando anualmente desde 2015 un concurso de carácter internacional.

Y en la recién celebrada en Córdoba IV Cata-Concurso el único vinagre premiado del Marco ha sido el Vinagre de Jerez Reserva de la bodega sanluqueña Delgado Zuleta, que se ha hecho con la medalla de plata. Ya en 2020 logró el máximo reconocimiento: el Gran Vinavín Oro, también como único representante gaditano. Se trata de un vinagre elaborado mediante una crianza media de tres años en botas de roble americano, y que conserva los matices tradicionales de los jereces de la zona.

Para esta edición de los Premios VINAVÍN, organizados en colaboración con el Centro Agropecuario Provincial de la Diputación de Córdoba, se han presentado un total de 85 muestras, tanto nacionales -procedentes de todos los rincones de España- como extranjeras: Italia, Francia, Argentina y Hungría. Los miembros del jurado, un comité de catadores expertos con relevancia internacional, han puntuado los diferentes vinagres teniendo en cuenta su armonía organoléptica (visual, olfativa y gustativa), primando, principalmente, la materia prima, los años de crianza y los niveles de acético y de azúcar.

Delgado Zuleta nace en 1744, lo que la convierte en la bodega más antigua del Marco de Jerez y en la cuarta empresa en activo más longeva de España. En 1918 toma el nombre artístico de una famosa bailaora, La Goya, para su principal manzanilla, y en 1978 se fusiona con la bodega Rodríguez La-Cave. Tiene el privilegio de ser proveedor de la Casa Real, SSMM los Reyes de España eligieron manzanilla La Goya para su enlace en 2004. En su porfolio de productos cuenta con diferentes gamas, como Zuleta y Monteagudo, que contienen todo tipo de vinos generosos.