La defensa de la agricultura familiar en la nueva PAC y la apuesta por el pago redistributivo como un elemento “más radicalmente necesario” que debe suponer “una auténtica revolución y hay que hacerlo de manera decidida”, serán algunos de los temas centrales que este jueves 4 abordará el Gobierno de Castilla-La Mancha en la reunión que el presidente Emiliano García-Page mantendrá con el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, en una visita oficial a la región. Una jornada en la que también se incluirá un encuentro con las organizaciones profesionales agrarias y cooperativas agroalimentarias.

Así lo ha afirmado el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo en la clausura del VII Congreso de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos UPA de Castilla-La Mancha que se ha celebrado en el hotel Intur de Alcázar de San Juan (Ciudad Real) y que ha contado con la asistencia del secretario general de la organización agraria, Lorenzo Ramos y del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page y en la cual ha sido reelegido Julián Morcillo como secretario general en Castilla-La Mancha.

De igual fora, el presidente regional trasladará al titular nacional de Agricultura su posición sobre la nueva reforma de la PAC, que está “clara” porque “la región cuenta con un documento de posición desde hace casi tres años y es la hoja de ruta que se ha seguido en las negociaciones nacionales”, ha explicado Martínez Arroyo.

EL PAGO REDISTRIBUTIVO DE LA PAC DEBE SUPONER “UNA AUTÉNTICA REVOLUCIÓN Y HAY QUE HACERLO DE MANERA DECIDIDA”

En este sentido, ha recordado que los pasos de la posición nacional ante estos cambios de la política europea van en la dirección de Castilla-La Mancha y en defensa de un modelo de agricultura, “el de la explotación familiar, que es el nuestro, y creo que es la línea que va a seguir también el Ministerio”, ha incidido.

Este no será el único tema que se tratará en la reunión. En este sentido, se abordará la necesidad de apostar por el pago redistributivo en la PAC, siendo el elemento “más radicalmente necesario” que debe suponer “una auténtica revolución y hay que hacerlo de manera decidida”.

Y es que se quiere llegar a una convergencia, pero no con las 50 regiones actuales, sino con un modelo, ha incidido que “defienda la agricultura”, la de las explotaciones familiares, la de los profesionales, la de los jóvenes y las mujeres.

De esta forma, se ha referido el consejero a que Castilla-La Mancha no se puede permitir “el lujo” de perder a agricultores y ganaderos, como sí ocurrió en las anteriores negociaciones, “donde con el PP, se quedaron fuera muchos pequeños agricultores y ganaderos. Nos estamos jugando mucho”, ha subrayado.

Martínez Arroyo ha destacado, además, la importancia de garantizar el relevo generacional en el campo, una línea en la que se trabaja desde el Ejecutivo regional en la dirección de incorporar a más hombres y mujeres de hasta 40 años. Es por ello que, tras las dos convocatorias anteriores de 2016 y 2018 que han supuesto la llegada de 2.660 jóvenes, en estos momentos, Castilla-La Mancha tiene abierta otra nueva convocatoria hasta mediados de mayo dotada de 100 millones de euros.