Según las informaciones recibidas por la organización agraria Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL), a través de sus afiliados, en las zonas que inicialmente estaban afectadas por los topillos, en lugar de ver una disminución de la plaga, estos últimos días “se está notando un importante incremento de roedores”, con lo cual, las medidas adoptadas por las Administraciones para el control del topillo campesino «están siendo totalmente insuficientes e ineficaces».

A ello se le debe sumar que la extensión de la plaga se está produciendo de forma alármate hacía zonas en las que hasta el momento no se había detectado la presencia de topillos, que según algunos cálculos ya puede estar afectando a 1.610.000 hectáreas en las provincias de Palencia, Burgos, Valladolid y Zamora, casi el 20% de la superficie de Castilla y León.

Por este motivo, desde la Unión de Campesinos cree que deberían de adoptarse otra serie de medidas, ya que las actuales son totalmente insuficientes, para “evitar que este problema, que estaba focalizado en unas determinadas zonas, se nos vaya de las manos y termine afectando a la mayor parte de la Comunidad Autónoma”

En espera de una sementera que se prevé con no muchas lluvias, y por lo tanto, con mucha dificultad para poder hacer algunas labores en el terreno de forma profunda y que pudiera paliar, en parte, este problema, sólo cabe la adopción de otras medidas para conseguir el control de esta plaga.

Por lo tanto esta organización agraria continúa solicitando que, «de forma urgente, se adopten las medidas alternativas eficaces y necesarias para atajar este problema que va en aumento y que se extiende ya  por muchos territorios de nuestra Comunidad Autónoma que inicialmente no estaban afectados.; según señala en un comunicado de prensa.

(Foto principal: Diputación de Zamora)